Jorge Degli Innocenti el bombero de Ferraresi

 

 

Degli-discusión-con-médico Todo jefe político necesita de gente de confianza, pero es imprescindible tener un bombero, y si el bombero es sumiso a los deseos del amo, mucho mejor.

El veterano concejal Jorge Degli Innocenti, sabe que estos son sus últimos momentos en la política, por lo menos como protagonista, luego de la última vez en que Sandra Alice le arrebató la presidencia del HCD, sus chances de retirarse de la política por la puerta grande se esfumaron.

Hoy la realidad lo tiene como un político dependiente del poder de turno, necesita de Ferraresi y el intendente aunque lo repudia entre los íntimos lo necesita para ser el que pone la cara y el pecho, el que ordene el bloque en el concejo deliberante, el que le marque el ritmo y las decisiones a Hugo Barrueco, incapaz de presidir un grupo de autoayuda.

Como era de esperar, luego del avance de los “peones”, los concejales de segunda línea, respecto al tema del Hospital de Wilde, ahora sale a jugar su pieza pesada, para encubrir la maniobra política mediante la cual, van a derribar la resolución judicial, y que la misma parezca tratarse de una medida judicial, cuando en realidad se trata de una de las tantas maniobras políticas que suelen realizar los que no tienen argumentos.

Analicemos las bolufrases del patriarca del HCD:

“Parece que la Justicia actúa y trabaja más en verano, con cautelares que tienen connotaciones políticas y normalmente no tienen sustento legal”

Esta apreciación hecha por el concejal puede volverse contra ellos como un boumerang, ya que la maniobra del ejecutivo local ha sido complotar junto al ejecutivo provincial para revertir la medida judicial, para ello, al no tener argumentos válidos, habrían buscado una cámara de feria con una sala permeable a los favores políticos.

“Nosotros hicimos las presentaciones legales correspondientes porque lo nuestro no nace de un capricho de un intendente y de un grupo de concejales. Esto nació de una orden del juez Luis Armella de pasar todos los hospitales de la Cuenca Matanza Riachuelo a la órbita provincial”.

Una de las frases más graciosas y ridículas que uno puede haber escuchado en mucho tiempo, el concejal omite mencionar que la medida en cuestión nació primero como una decisión del intendente Jorge Ferraresi el que llevó adelante todas las medidas necesarias para garantizar el traspaso del Hospital de Wilde y luego para darle mayor legalidad a una medida que sabía iba a generar polémicas, utilizo el HCD como una escribanía.

Si son tan obedientes de las órdenes judiciales, especialmente las que se vinculan al ACUMAR, debería entonces el concejal y el ejecutivo local explicarnos a todos que han hecho con los millones asignados a Avellaneda para cumplir con las resoluciones judiciales, más aún, que nos explique por qué aún se encuentran las empresas funcionando en el Polo Petroquímico de Dock Sud, todas medidas de un impacto mayor en beneficio de los vecinos que el traspaso del Hospital de Wilde.

Más aún llama la atención que un concejal como Degli que se jacta de ser un conocedor del derecho, desacredite una medida judicial actual por una decisión judicial de un Juez que la propia Corte de Justicia de la Nación investiga por su actuación en el cumplimiento de las disposiciones emanadas por ese órgano, es decir, según el concejal, hay que acatar a un Juez cuestionado y apartado por sus superiores y desobedecer y cuestionar a un Juez que ha dictado una medida cautelar pero no ha resuelto la cuestión de fondo. Poco serio señor concejal, hable con fundamento, pero especialmente con la verdad.

“Tiene que ver con cuestiones personales y particulares de ciertos médicos y de dos personas que son miembros del sindicato y quieren ser concejales”.

Bueno, si tener aspiraciones políticas es algo malo, entonces el concejal y varios de los miembros de su bloque deberían haber renunciado hace tiempo. Y no tengo dudas que muchos quieran ser concejales en Avellaneda, ya que es una especie de magia que con los sueldos que ganan varios concejales posean varios vehículos y propiedades.

“Si un hospital funciona bien o no depende muchas veces de la buena o mala dirigencia que tiene. En ciertos casos habría que cambiar la conducción”.

Espero que esta frase la apliquen a todos los aspectos, y si la gente está tan descontenta con las políticas del municipio estaría bueno cambiar de intendente.

“Lo que dice José Alessi es una estupidez”, arremetió y negó que el Municipio “pueda afrontar los gastos del hospital de Wilde” al recordar que “el Presupuesto 2015 no contempla” al centro de salud.

“Están haciendo un uso político de esto porque creen que así los van a votar y no saben que la gran mayoría de los médicos no viven en Avellaneda”, añadió y reprochó que “Alessi en vez de hacer esas declaraciones hubiera hecho un brillante discurso, como precandidato que es, cuando se debatió la provincialización”.

“No dio un elemento ni argumento, sólo dijo cinco palabras y eso para un precandidato a intendente es bastante flojo”, sentenció.

Tal y como lo hizo en las sesiones, el veterano concejal vuelve a faltarle el respeto al concejal Alessi, el que le recordó que ambos son concejales, algo que Degli Innocenti suele olvidar y se pasa de rosca actuando como si fuera el presidente del senado romano.

Qué relevancia puede tener el lugar de residencia de los médicos, si hay concejales que no viven en Avellaneda y otros que invierten en Entre Ríos sumas millonarias que vendrían muy bien al municipio.

Hay varios candidatos señor Degli Innocenti a distintos puestos políticos que no han emitido ni dos palabras, por ejemplo Emmanuel González Santalla, entonces hay que saber mirar antes de hablar.

Como sea, es muy triste ver el ocaso político de alguien que dedicó su vida a este trabajo, de alguien que por seguir en la política cambio varias veces de jefe político, pero más triste es ver a un hombre rifar su dignidad defendiendo lo indefendible y enterrando cualquier mérito obtenido, Ferraresi está en caída, sostenido solo por la renta de una parcialidad que se dice oposición y venden su mano levantada o la alquilan.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *