Isidro Casanova:Delincuentes asaltan, secuestran y golpean a Subcomisario femenino

Al oficial Jefe de la Bonaerense la obligaron a recorrer cajeros automáticos por Isidro Casanova y antes de abandonarla en su propio auto la golpearon a puñetazos.

Tres delincuentes armados secuestraron a una subcomisaria de la Policía Bonaerense para después obligarla a recorrer cajeros automáticos, en un dramático incidente registrado en la localidad bonaerense de Isidro Casanova. Los marginales agredieron a golpes a la oficial y finalmente la dejaron abandonada en la zona, dentro del rodado. Los pesquisas buscan de manera intensa a los hampones.

Los voceros revelaron que este tremendo hecho comenzó cuando la infortunada víctima, identificada como Sandra Mariel Palazzo, de 42 años y subcomisaria de la mencionada fuerza de seguridad, se disponía a subir a su auto, un Peugeot 207, en las proximidades de la calle José Ignacio Rucci, en inmediaciones de la cancha del club Almirante Brown, en jurisdicción del denominado Barrio San Carlos de Isidro Casanova.

Trascendió que, en dichas circunstancias, aparecieron en escena los peligrosos malvivientes, quienes portaban armas de fuego y que redujeron por la fuerza a la damnificada.

De inmediato, los forajidos le señalaron a la mujer que subiera al vehículo y acto seguido la privaron de la libertad, tomándola en condición de rehén, tras amenazarla de muerte.

Según manifestaron los informantes, el objetivo de los sujetos era recorrer los cajeros automáticos del distrito para obligar a la mujer a retirar dinero. Sin embargo, los hampones fracasaron en su intento porque la víctima no tenía dinero en su cuenta bancaria.

Por este motivo, finalmente los delincuentes resolvieron abandonar a la rehén dentro del coche. Antes de escapar, los individuos golpearon a la oficial a puñetazos.

Momentos más tarde, lo acontecido fue denunciado en la comisaría de San Carlos (21ª de La Matanza).

Palazzo tiene el legajo Nº 23.461 de la institución policial y se desempeña en el escalafón técnico. Los investigadores consideran que los hampones desconocían la condición de efectivo policial de la víctima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *