Investigan a la Policía Federal por la compra de armas que se disparan solas

La justicia lo decidió tras la muerte de un joven en San Telmo, que recibió un disparo de un arma reglamentaria. Quieren saber si hay funcionarios responsables, que es obvio los hay.

Una partida de armas reglamentarias, compradas por la Policía Federal, podrían ser deficientes y dispararse solas cuando caen al suelo. Y por ello, la fuerza comenzó a ser investigada por orden judicial, para avanzar en eventuales responsabilidades penales que le puedan caber a los funcionarios públicos que autorizaron e intervinieron en la operación.

El peligro de este tipo de deficiencias en las armas, usadas por oficiales de la Federal, podrían provocar graves accidentes, como el caso que provocó la muerte de un joven en julio pasado en el barrio porteño de San Telmo.

La Jueza de instrucción María Gabriela Lanz le envió a la fuerza un oficio en el que le requirió distinta información sobre las pistolas Bersa Thunder calibre 9 mm. y su compra, para avanzar en la investigación, informaron hoy a DyN fuentes judiciales.

Para avanzar en la causa, peritos balísticos de Gendarmería Nacional realizarán mañana un estudio para determinar si la cartuchera que utilizan los policías es la adecuada para la Bersa y si, en caso contrario, eso contribuye a que el arma se caiga con facilidad.

La investigación sobre las armas la solicitó la familia de Ariel Domínguez, quien falleció el 20 de julio pasado cuando cruzaba la avenida Paseo Colón, alcanzado por un disparo que partió de la Bersa del Cabo de la Policía Ariel Mendoza cuando el arma se le cayó de la cartuchera mientras corría a presuntos delincuentes.

Luego del hecho Gendarmería realizó un estudio, denominado «tormento», que concluyó que el arma se dispara sola cuando cae al piso, lo que ocurrió en cuatro repeticiones de la pericia, en la última de las cuales, además, se salió el cargador y se rompió el percutor.

En base a esos resultados, el abogado de la familia Domínguez, Jorge Taiah, le pidió a la Jueza que investigue el caso pero la magistrada rechazó el planteo. Sin embargo, la Cámara del Crimen porteña revocó esa decisión y le ordenó a la Jueza avanzar en la causa, explicaron los voceros.

La Cámara también dispuso determinar si la cartuchera que se usa para la Bersa es la adecuada, porque sería la misma que se utilizaba para la pistola Browning, la anterior arma reglamentaria de la fuerza.

Esa diferencia podría ser uno de los motivos por los cuales el arma se cae de la cartuchera, por lo que mañana Gendarmería Nacional realizará una pericia para determinar si el estuche es apto para la Bersa, dijeron las fuentes.

La familia de Domínguez pidió que el Gobierno informe los antecedentes de la licitación de la compra del arma y qué empresas se presentaron, por qué se eligió esa pistola, los precios pagados y cuándo se adquirió el arma, que se sabe que fue previa a la creación del Ministerio de Seguridad de la Nación, informó el abogado Taiah.

El letrado también presentó en el juzgado un informe de la Escuela de Tiro, el que calificó de insegura a la pistola Bersa.

El policía Mendoza está procesado por el delito de homicidio culposo y la Jueza Lanz consideró que tuvo una «actitud imprudente y negligente» porque «llevaba el arma con el seguro desactivado y se le cayó de la cartuchera». El procesamiento fue confirmado por la Cámara del Crimen y la causa se encamina hacia el juicio oral, instancia a la que el Cabo llegará en libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *