Insultar a un superior ya no puede ser causante de despido

Cámara-Nacional-del-Trabajo

La Cámara Nacional del Trabajo resolvió que la acción es insuficiente para determinar el despido de un empleado sin antecedentes disciplinarios.

El tribunal ratificó la condena a Webar Internet Solutions S.A., una empresa de servicios de informática con sede en la Ciudad de Buenos Aires, a indemnizar a M.A. ya que la falta cometida no configuró una «injuria grave» que impidiera continuar la relación laboral.

La Sala VII de la Cámara consideró probado que hubo insultos de al líder de equipo de trabajo, pero rechazó que el hecho fuera de tal gravedad como para justificar por sí mismo el despido.

Las camaristas Estela Ferreirós y Beatriz Fontana destacaron la antigüedad del trabajador y la falta de sanciones disciplinarias a la hora de determinar el fallo.

Las magistradas aclararon que la falta de justificación del despido «no implica restarle importancia a la conducta (de M.A), ni dejar de ponderar que es deseable que esta clase de situaciones no se produzcan en el marco del respeto y del buen trato que es dable esperar de ambas partes en un contrato de trabajo».

Pero las magistradas remarcaron la importancia del principio de «continuidad de la relación» en materia de derecho del trabajo.

Agregaron que M.A. «era diseñador senior», que «estaba muy bien conceptuado por el personal» y que «con excepción del hecho que motivó el despido, el resto de la relación laboral se habría desarrollado con normalidad tanto con sus pares como con sus superiores».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *