Inseguridad en Avellaneda, mentiras, negocios y política

   Una nueve y extraña convocatoria arenga a los vecinos de Avellaneda a reclamar el viernes 21 de septiembre a las 20:00 hs en  las puertas del Polo Judicial de Avellaneda, lo cual no estaría mal si no fuera que por el horario los funcionarios judiciales lo van a mirar por las redes o en algún medio si es que la convocatoria logra sumar más gente que la última que fue un fracaso.

Dos «personajes» que hasta hace unos meses se disputaban primicias que levantaban de otros medios, ahora por una cuestión política y monetaria publican supuestos hechos delictivos que no ocurrieron con damnificados que no se identifican y denuncias policiales o judiciales que nunca se realizaron.

¿Existe inseguridad en Avellaneda? SÍ, por eso resulta de una enorme bajeza que se intente generar un temor mayor por una cuestión política y en esto no se trata solo de que los dos personajes respondan a CAMBIEMOS, sino que hay una profunda interna en CAMBIEMOS, donde se intenta salpicar a la gobernación con la incapacidad de trabajo frente a la inseguridad.

Ni Marcelo Frecha, ni Marcelo Brunwald suelen citar fuentes, son tan poco serios que si realmente tuvieran pruebas de sus dichos alguna vez hubieran realizado una denuncia formal en lugar de dejar todo como trascendidos, ambos también por desconocer el ambiente policial, se han prestado a internas policiales generando más daño que soluciones o como en el caso de Brunwald prostituir la verdad para presionar a algunos jefes policiales, porque cuando sos honesto si sos valiente para publicar sos valiente para denunciar.

Las últimas noticias de estás 24 horas previas a la marcha ambos han publicado hechos ficticios como reales, es indigno de cualquier persona de bien generar alertas con temas sensibles y graves, por ejemplo se publicó que en la Plaza Alsina, una mujer peleó con un hombre que tenía a su hija en brazos con intenciones de llevarla a un auto donde lo esperaba un cómplice y que con ayuda de otras personas pudieron rescatar a la nena y el hombre fue reducido y detenido por la policía pero que el auto escapó, ante semejante publicación traté de averiguar si existía denuncia, aprehendido o constancia policial de un hecho semejante, la respuesta fue negativa. Algunos vecinos de Sarandí me preguntaban por unos mail que estaban recibiendo sobre un supuesto delincuente filmado por cámaras de seguridad que rondaba, el mismo delincuente y las mismas imágenes se recibieron en otros barrios y finalmente se determinó que el delincuente y los robos eran cometidos en Quilmes, más precisamente en Bernal.

Ante esta gravedad de generar alarma con hechos inexistentes, sea por política, por negocio o bien por figurar, es que las autoridades del municipio y de la gobernación deberían proceder a denunciar estas maniobras que no son simples errores de información, no se trata de difundir sin chequear sino que se trata de un plan con la intervención de dos o más personas, lo que se conoce como asociación ilícita, es evidente que hay más de una persona participando, en el caso de los dos seudoperiodistas estaría bueno expliquen sus publicaciones sobre hechos que no ocurrieron, como también expliquen por qué no tributan como todos por sus servicios de publicidad.

Es innegable que existe un problema de inseguridad en la provincia de Buenos Aires, no solo en Avellaneda, hay que ser responsables en lo que se publica y en lo que se permite publicar, he visto que hay gente que habla de zonas liberadas, cuando no tienen idea del significado de ese término.

Los vecinos no suelen tener continuidad en los reclamos y eso debilita cualquier acción seria para enfrentar el problema, hay que definir qué está fallando y dejar de repetir las pavadas de los oportunistas que creen que la inseguridad se combate con más policías, con más patrullas o con sistemas de seguridad, la solución es más compleja y no se puede definir en una marcha.

Hay responsabilidades compartidas, tanto del municipio, como de la gobernación, existen responsabilidades judiciales y obvio que hay responsabilidad policial, pero hay que ser muy turro para no reconocer que existe un esfuerzo y una actitud diferente, recorro a diario el municipio y veo los controles policiales, veo la presencia de otras fuerzas y veo la cantidad de aprehendidos diarios, también he visto las estadísticas del Ministerio de Seguridad Bonaerense que son públicas y Avellaneda tiene una estadística dentro de lo eficiente, debajo del trabajo policial en Lanús, con la diferencia de que Lanús cuenta desde hace tres años con una fuerte presencia de fuerzas federales.

Con qué cara le reclamas a un policía si no valoras su trabajo?, para pedir respeto se tiene que pedir con respeto y si hay que denunciar, hay que denunciar, no habrá solución sin ser responsables, sin informarse, sin tomar distancia de los que pretenden usar el miedo para su beneficio.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *