Impunidad e indignación Conzi pasea cabras con la tobillera electrónica

Tras la difusión del material filmado en San Isidro, una fiscal pidió que le revoquen la prisión domiciliaria al acusado de haber asesinado a Marcos Schenone en 2003.

Una fiscal pidió por segunda vez que se le revoque la prisión domiciliaria a Horacio Conzi, condenado por haber asesinado en 2003 a Marcos Schenone, porque en un video que su hermano subió a Facebook quedó grabado paseando las dos cabras que tienen de mascota en la vereda de su casa, informaron este viernes fuentes judiciales.

Tal como ya había hecho en mayo por otro video polémico publicado en Facebook, la fiscal María del Carmen Gigante reiteró ante la jueza de Ejecución Penal de San Isidro Victoria García Maañón su planteo para que a Conzi se le revoque el beneficio de la prisión domiciliaria con tobillera electrónica que, por cuestiones de salud, le fue otorgado desde 13 de abril.

La fiscal acompañó la presentación con un CD con una serie de videos que el hermano de Horacio, Hugo Conzi, subió a su muro de Facebook. En un video, que fue posteado el 8 de junio a las 20.09, se puede observar a Horacio fuera del chalet de la calle Santa Rita al 1500 de San Isidro paseando a Franco y a Sara, las dos cabras que los hermanos tienen como mascotas.

Vestido de negro, a Horacio se lo ve fuera del límite de la casa, arreando a las cabras para que dejen de comer las hojas de una planta y vuelvan a ingresar a la propiedad.

En la presentación, la fiscal Gigante no sólo argumenta que Conzi violó el perímetro sino también que ya se le había advertido que no podía publicar en redes sociales ningún material que puede herir la susceptibilidad de la familia de la víctima.

Fuentes judiciales informaron que a partir de este presentación la jueza García Maañón pidió informes al área de monitoreo de tobilleras del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) y al Patronato de Liberados.

«Estamos esperando los informes pero en una causa como ésta, si el día del hecho no informaron al juzgado ninguna anomalía, seguramente es porque Conzi debe tener un rango de metros para moverse y la vereda debe estar dentro de ese perímetro que no hace disparar ninguna alarma», dijo una fuente judicial.

Antecedente

Gigante ya había pedido el mes pasado que Conzi vuelva a prisión a partir de una publicación en su Facebook donde afirmaba estar «saludable 1000%» y porque se había arrancó la tobillera con la excusa de que se le hinchaba un pie. El 28 de mayo, la jueza García Maañón resolvió rechazar el planteo de la fiscal y ordenó que Conzi continúe en su casa.

Consideró que más allá de lo que había dicho en el video, estaba corroborado por pericias oficiales que tiene una afección cardíaca que es mejor tratar en su casa y que su bien había existido el incidente de la tobillera rota, quedó probado que no tuvo intenciones de escapar de su casa.

La fiscalía apeló esta decisión y ahora es la Sala I de la Cámara de San Isidro quien debe resolver si el empresario gastronómico continúa con el beneficio o si vuelve a prisión por violar alguna de las restricciones.

Conzi (59) fue condenado por el crimen de Schenone, cometido el 16 de enero de 2003, cuando lo persiguió y efectuó 14 disparos contra el remís en el que viajaba la víctima en avenida del Libertador, a la altura de Béccar.

La Justicia dio por probado que Conzi cometió el hecho luego de haber sufrido un ataque de celos cuando vio adentro de su restaurante «Dallas-Las Olas Boulevard» de Martínez que el joven se besaba con Paula Alonso, una chica que él había intentado conquistar.

El empresario estuvo prófugo casi dos meses hasta que la policía lo capturó en Mar del Plata con una peluca y una falsa identidad.

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de San Isidro le aplicó en 2005 una pena de 25 años de prisión, pero en Casación la condena fue reducida tres meses y quedó confirmada por tres instancias superiores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *