Hugo Rondina Juez de Familia con doble discurso y una pizca de incoherencia

Juez-Hugo-Rondina  Una grave denuncia vuelve a tener como protagonista al Juez Protectorio de Familia de La Plata, que parece gustar de brindar conferencias y entrevistas hablando de la violencia de género y su visibilidad, pero a la hora de administrar justicia, parece que todas esas teorías y argumentos dejan paso a una “sana convicción” que no goza de buena salud.

Hugo Adrián Rondina es el titular del Juzgado Protectorio de Familia Nº 5 del Departamento Judicial La Plata y desde el 2011, junto al Juzgado Nº 4, llevan adelante los juzgados especializados en violencia familiar, en lo que fue una prueba de la Corte Bonaerense, ya había pasado por el Tribunal de Familia Nº 2 llevando en su desempeño varias denuncias en su contra, pero esto no impidió su actual designación.

Parece ser una característica del magistrado el no oír con atención a quienes le solicitan medidas de prevención para evitar riesgos en la salud y la vida de las víctimas, curiosamente los dos juzgados protectorios, tienen esa finalidad, PROTEGER, Rondina debe tener problemas con la definición etimológica de la palabra.

Legalmente el principio PROTECTORIO, tiene que ver con el hecho de proteger la dignidad y los derechos de aquellos que son tutelados por las layes, en este caso los vinculados a temas de familia, pero con especialización en violencia familiar, cuando la Corte Bonaerense como ya mencioné puso en funciones estos dos juzgados, los dotó además de equipos técnicos para cumplir con sus funciones, el problema parece que pasa por los jueces a cargo y el más controvertido es justamente Rondina.

La muerte de Mía Aguirre Cabrera, una inocente nena de 3 años, es tal vez una de las manchas más significativas del juez Rondina, la nena fue abusada y agredida de una forma tan brutal que murió en el Hospital de Niños “Sor María Ludovica”, lo que generó indignación y revuelo entre los vecinos de Berisso, la abuela de la nena oportunamente culpó al juez de familia de no haber hecho nada ante sus denuncias las que acompañó incluso con fotografías para mostrar el maltrato que Mía sufría.

Tan contrastante que raya la incoherencia es la medida con la que su Señoría Rondina suele aplicar la justicia, que minimiza denuncias donde hay riesgo de vida, pero es capaz de habilitar feria para tratar por ejemplo un amparo por el aumento de los peajes, tal como ocurrió en julio del 2014, ante una presentación de la diputado Mónica López.

Llama la atención que habiendo tenido entre sus causas el caso de la abogada Vanessa Rial víctima de Jorge Cristian Martínez Poch alias “El Conde”, con todo lo que en la causa y el juicio oral se ha ventilado, no considere imponer una medida de resguardo lo que muchos conocen como “perimetral” en el caso de la también abogada platense Marina Benítez Demtschenko, quien sufre un calvario desde que terminó su relación con Sebastián Horacio Masi, un empleado del Ministerio de Seguridad Bonaerense y empresario del transporte, parecería que para el juez Rondina el hecho de que este hombre haya acosado, difamado, afectado la vida privada de Demtschenko incluso el hecho de que se le secuestrara una pistola 9 m.m. durante uno de los allanamientos a su casa no constituyen una presunción de peligrosidad y así un supuesto especialista en violencia revictimiza a la víctima al no hacer lugar a un pedido que tiene mucho de coherente y es justamente el sentirse protegida con una orden judicial que si bien no suelen garantizar nada, son una herramienta más que la víctima tiene para hacer valer ante su agresor.

La decisión del propio ministerio de seguridad es muy llamativa en cuanto a pesar de existir no solo la denuncia por violencia, amenazas y acciones vinculadas a lo estrictamente relacionado con lo denunciado por su ex pareja, también sumó oportunamente una causa por la tenencia de la pistola sin la renovación de la credencial de legítimo usuario.

Algunos de los funcionarios consultados en la investigación deslizaron que pacería que siempre alguien le da una mano, incluso agregaron un incidente judicial con la compra de un vehículo y a pesar de todo su permanencia en el ministerio nunca estuvo cuestionada por superiores.

Quienes seguimos con atención los casos de víctimas, no podemos seguir callados ante situaciones como la que ha vivido la señorita Marina Benítez Demtschenko, y que ante la impotencia y el miedo tuvo que publicar en su muro de Facebook, por esto, por las denuncias anteriores de falta de acciones por parte del juez Rondina, expresamos como medio periodístico nuestra preocupación, como autor del presente artículo hago responsable al juez de cualquier intimidación o agresión que pudiera sufrir la víctima y además invito a nuestros lectores a difundir la nota para que todos sepan quien es quien en esta historia.

captura-Marina-Facebook

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *