Hospital Interzonal General de Agudos “Presidente Perón”, desastrosa realidad

Agosto del 2019, la realidad del Hospital Presidente Perón de Avellaneda, ubicado en la localidad de Sarandí, tiene una realidad muy distinta a la que los políticos, comenzando por la gobernadora María Eugenia Vidal y el concejal de Avellaneda Diego Malito nos dicen.

Dirección: Anatole France N° 773 – Sarandí – Avellaneda (1872)
Tel: 011 – 42041021 / 28
E-mail: direccion-pteperon@ms.gba.gov.ar

Dir. Ej. Dra. Elena Reymondes
As. Cristina Graciela Gaitan
As. Mirta Susana Lopez
As. Martín Andrés Gorenstein
As. Dra. Nourian Iskouhi (Ad Honorem)

Para comenzar, comunicarse con el hospital telefónicamente es una odisea, los números que informa el gobierno de la provincia de Buenos Aires, no son atendidos por nadie y en el caso del terminado con 28 informan que no pueden derivar el llamado y que se trata de un servicio interno.

Concurrir a la guardia del hospital es una aventura desagradable, por lo menos en la guardia que me tocó concurrir, los médicos y los enfermeros decían estar ocupados mientras iban y venían con los celulares enviando y recibiendo mensajes.

Los jóvenes que se encuentran en la recepción no saben nada ante la pregunta de un médico responsable, te informan que si es por un reclamo es de lunes a viernes en la dirección, es decir, según ellos no hay médico residente ni jefe de guardia fines de semana y feriados.

La limpieza es un punto que es importante en un centro de salud, que exista suciedad, sangre y fluidos varios en camillas, sillas, paredes o mobiliario no es un dato menor, ya que una de las principales recomendaciones para una salud cuidada es la limpieza y no se trata solo de falta de insumos o recursos sino de vocación, si ves sangre o algo sucio no cuesta nada limpiarlo, pero parece que médicos y enfermeros, que trabajan con desgano poco les importa ese punto.

Los profesionales médicos y enfermeros en general atienden con mala predisposición, son inquisidores y hasta se quejan de que la gente vaya a atenderse a la guardia, ya que si no es un riesgo de vida podrían esperar, curiosa recomendación de un médico para pacientes con enfermedades crónicas y que requieren tratamiento cuando se descompensan, esto sumado a que sin ningún estudio médico, ni siquiera controlar la presión arterial, el médico de guardia responda con malos modos y hasta deslice la idea de que uno puede ser parte de los mentirosos que concurren a la guardia en busca de una licencia.

Juan Carlos Cortez Núñez, médico con Matricula Nacional 169044 y provincial 234872, debería replantearse el ejercer la profesión si su atención en guardia lo altera, también debería evitar subestimar al paciente de turno al hacer afirmaciones ridículas y minimizar los síntomas solo por su opinión personal, porque de poco sirve que una vez con los resultados mejore su trato y se excuse en que hay gente que va a las guardias para que alguien les preste atención o en busca de certificados médicos para el trabajo.

Deberían las autoridades del hospital explicar el estado de suciedad general y abandono, totalmente contrario a lo que dicen los políticos, que para peor gastan millones en publicidad.

Los concejales Diego Malito, Pte. de la Comisión de Salud del Honorable Concejo Deliberante de Avellaneda, junto a Sebastian Vinagre, Maricel Marciano, Susana Marco, Rubén Conde y Berta Núñez, se reunieron en más de una oportunidad con las autoridades del hospital para destacar las obras y avances, demostrando ser parte de una mentira que fue más un relato que una realidad.

Las fotos que acompañan la nota son una muestra del estado en que se encuentra parte del hospital, sucio, sin mantenimiento, sin limpieza y con falta de personal.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *