El periodista Henry Suazo fue asesinado ayer, con lo que la cantidad de comunicadores víctimas de la violencia en Honduras, este año, ascendió a diez.

Suazo, de 39 años, que era corresponsal de la radio HRN de Tegucigalpa, fue atacado por varios individuos desconocidos cuando salía de su vivienda, informó la agencia cubana Prensa Latina. El Sindical, en contacto con fuentes de la zona del asesinato, indicaron que el ejecutor habría sido una persona que se separo del grupo y circulaba en bicicleta. 

El propietario del canal Cablevisión del Atlántico, donde trabajaba el periodista, Jorge Abilio, indicó que hasta ahora se desconocen los móviles del crimen.

Henry Suazo había denunciado públicamente en los medios en los cuales laboró (HRN, Canal 9 y 29 Tele San Juan), haber sido objeto de amenazas a muerte, pero se desconocía si el comunicador social había interpuesto la denuncia ante los Derechos Humanos.
Después de México, Honduras es el país del hemisferio occidental más peligroso para el ejercicio de la profesión.

La lista de los 10 profesionales blanco de la violencia durante el 2010 incluye a Joseph Ochoa, del canal 51; David Meza, de Radio El Patio; José Bayardo Mairena y Víctor Manuel Juárez, de Radio Súper 10; Nahum Palacios, de la Televisión del Aguán y Luis Chévez, de la emisora W105.

También perdieron la vida de manera violenta Georgino Orellana, de un canal de San Pedro Sula; Nicolás Asfura, periodista radial y Luis Arturo Mondragón, director de noticias del Canal 19 de la ciudad de El Paraíso.

La prensa ha sido uno de los sectores más afectados en Honduras tras el golpe de estado de junio de 2009, con agresiones que van desde asesinatos, hasta abusos, intimidación, censura y cierre de medios.

Organizaciones de la sociedad civil consideran que el objetivo de los ataques es lograr que no se difundan las denuncias relacionadas con violaciones de los derechos humanos, corrupción o narcotráfico.