Hernán Doval y el sindicalismo de la mentira

Parece que Hernán Doval se resiste a entender que cuando te toca ser el «Secretario General» del STMA, además de serlo, tenés que parecerlo.

El «niño mimado» de Avellaneda, sigue demostrando que está más para la vida sibarita que para representar a un sector de trabajadores compuesto por empleados de clase media baja, motivo por el cual no se entiende quienes votan a semejante personaje.

Ahora aprovechando la mala prensa local, que no cuestiona, no informa objetivamente, sino que pauta mediante se transforma en una agencia de publicidad, el irresponsable de Hernán Doval y compañía, son capaces de fotografiarse con unas mochilas de una pésima calidad como respuesta para los hijos de los trabajadores al comienzo del año escolar.

Es inevitable ante tamaño acto de hipocresía, preguntarle a Hernán Doval si él y su gente que gustan de vacacionar en el exterior le comprarían esas descartables mochilas a sus hijos, preguntarle si un honesto dirigente sindical gasta miles de dólares o millones de pesos en una camioneta Mercedes Benz para viajar cómodo, pero ahorra y mucho comprando porquerías, porque son eso las mochilas adquiridas, ¿no es mucho ya con un gobierno que se caga en los trabajadores como para que ustedes hagan lo mismo?.

¿Son los trabajadores municipales de Avellaneda tan estúpidos para seguir eligiendo a Doval, García y Ferro?, alguna vez estos impresentables rindieron cuentas de sus gastos?, porque recuerdo muy bien los reclamos de trabajadores que no encontraban una clínica para atenderse porque el sindicato no pagaba, bueno, aún tienen deudas millonarias y muchos servicios son deficientes.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *