Harlem Hood, denuncian abuso sexual a una menor de edad en Avellaneda

Una denuncia por violación que tiene como víctima a una menor de 16 años, hecho que habría ocurrido durante una de las madrugadas en el local ubicada en la intersección de las calles Palaá y Beruti.

La investigación tomó estado público cuando el diario local La Calle, en su edición del día 17 de mayo del 2019, aprovechara la denuncia de la menor, para volver a denunciar infracciones menores como el volumen de la música y el exceso de personas autorizados en la habilitación municipal, dos cuestiones que no cumplen ninguno del resto de los boliches incluso los que llevan varios años funcionando en infracción pero curiosamente el diario nunca menciono.

El diario La Calle, incluso incurre en errores infantiles que cualquier medio serio no publicaría sin chequear la información, por ejemplo cuando asegura en la breve reseña que la denuncia de abuso de la menor fue realizada en la comisaría 1ra de Avellaneda, cuando en realidad la misma se hizo en la Comisaría de la Mujer y la Familia de Avellaneda, así como deja una duda sobre quienes fueron los denunciados, cuando el abuso que se investiga fue imputado un empleado del lugar con dirección en la calle Palaá 501, con quien la joven accedió a concurrir al baño del lugar y se habría producido el abuso cuando la joven quiso terminar el encuentro.

Hace el medio referencia a supuestas quejas de vecinos, pero a la vez reconoce que el lugar fue sancionado con una clausura en septiembre del año pasado por el alto sonido y en febrero por exceso de personas en la terraza del lugar.

Parecería que la señora Marta Portilla hoy responsable del diario La Calle cuando escribe lo hace de oídos o con la intención de publicar hasta ahí, vaya uno a saber por qué, ya que termina la nota con la esperanza que los responsables del local hagan las cosas bien, como ignorando quienes son los responsables, cuando la cara visible de la cervecería es un conocido joven empresario local Alejandro Mastromano, quien hace años comenzó con el conocido lugar Fútbol Palaá, a tan solo unos metros de donde el Diario La Calle funcionó durante varios años, se sabía de algunas picardías de don Santos, pero esto es manipular un hecho doloroso y que merece ser investigado para dedicarle a la nota dos párrafos al hecho titular y varios más a cuestionar al municipio, la comisaría y el local, eso sí, sin nombrar a nadie, algo poco serio en el periodismo honesto.

Parecería que el diario de mención, desconoce los operativos de prevención de ilícitos y control vehícular realiza sobre la calle Palaá la comisaría 1ra, que tiene funciones de policía de seguridad y no de inspección de locales para verificar infracciones que tienen sus propios inspectores como ser los municipales que deben verificar el cumplimiento de los requisitos de la habilitación, sonoridad, capacidad de clientes presentes y los que debe realizar el REBA dependiente del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.

Varios medios locales hace tiempo hacen un periodismo de oído, donde publican noticias sin chequear o bien sin brindar nombres ya que saben que están «vendiendo pescado podrido» y creen que así esquivaran alguna responsabilidad.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *