Guernica: Detuvieron policía exonerado acusado de integrar banda delictiva en La Salada

  Un efectivo de la Policía Bonaerense exonerado que integraba la denominada “Banda de Quique”, acusada de extorsionar a puesteros de la feria de La Salada fue detenido en la localidad de Guernica. En esa causa hay más de una decena de detenidos, entre ellos el ex administrador de la Feria de Urkupiña, ubicada en esa zona de Ingeniero Budge, Enrique “Quique” Antequera.

Efectivos del Departamento de Homicidios Zona Sur de la Policía provincial, a cargo del comisario Hernán Trama, detuvieron este jueves por la mañana al ex policía Cristian Omar Scilingo en la vía pública, cerca de su vivienda de Guernica.

Scilingo fue exonerado de las filas de La Bonaerense en 2006, luego de estar acusado de abuso sexual. En la causa que investiga un grupo de fiscales encabezados por Sebastián Scalera, General Adjunto de Lomas de Zamora, el ex policía detenido se encuentra acusado de “secuestro coactivo agravado por su participación en el hecho de tres o más personas -reiterado-, en calidad de coautor, en concurso real con asociación ilícita en calidad de miembro”, informaron fuentes judiciales.

La orden de detención de Scilingo – uno de los “operativos” de la Banda de Quique en La Salada – fue avalada por el juez de Garantías 8 de Lomas, Gabriel Vitale, quien también interviene en esta investigación.

Si bien aún hay prófugos, la mayoría de los investigados fueron detenidos y algunos de ellos lograron la excarcelación.

En el expediente ya se dictó la prisión preventiva a Hernán Edgardo Avalos (alias El Fantasma); Santiago Alejandro Velez; Roberto Ezequiel Barraza, alias “Chicho”; Santiago Osvaldo García; Héctor Esteban Agüero; Enrique Esteban Antequera, alias “Quique”; Marcelo Fabián Aravena , alias Marcelo de Lomas; Luis Nelsón Davalos -padre-; Luis Nelsón Davalos -hijo-; Ramiro Edwin Saravia Rodríguez; y Roberto Alejandro Rios.

Los detenidos – conocidos como “La Banda de Quique” –se encuentran imputados de “coacciones agravadas por el empleo de armas y con el propósito de compeler a las víctimas a hacer abandono de su lugar de trabajo; y asociación ilícita”.

Según la investigación, el grupo conformaba una banda la cual tenía como objeto “dominar territorialmente los puestos que se encontraban ubicados en el sector de la calle próximo a la feria de La Salada, utilizando todo tipo de intimidación para con las personas que tenían puestos, guardando vinculación con diversas facciones de diferentes barra bravas, fundamentalmente de Boca Juniors y Los Andes”.

También se determinó que utilizaban una empresa de seguridad privada para vender ese servicio a los feriantes, pero, llamativamente, también dejaban robar a cambio de un cobro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *