Gollán dice que encontró “$14.000 millones de deuda y estadísticas falseadas”

El titular de la cartera de Salud describió la penosa situación que encontró en el Ministerio y el Instituto de Obra Médico Asistencial.

Después de cumplir un mes como ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán enumeró la numerosa cantidad de problemas que encontró en las distintas áreas que le competen, con millonarias deudas y sospechas de falsificación de estadísticas e información oculta.

En el global, entre IOMA (Instituto de Obra Médico Asistencial), el Ministerio e Incluir Salud son unos $14.000 millones de deuda, en medio de una situación financiera muy comprometida”, dijo en diálogo con Agencia DIB.

De ese monto, contó Gollán, $6.000 millones son de la cartera que el funcionario conduce; $6.500 millones de la obra social y $1.800 millones de pasivos que el programa nacional mantiene con prestadores. Algunos no cobran desde mayo, como los acompañantes terapéuticos.

En esa línea, el funcionario agregó que en el ministerio existe la sospecha de que “se falsearon estadísticas y de que se ocultó información”. “La gestión de Vidal negó a los trabajadores que estaban en el área de estadísticas de los municipios o de las regiones sanitarias los datos”, explicó.

Asimismo, el ministro de Salud criticó las estadísticas del gobierno anterior, que aseguró que “la cobertura de la Tripe Viral era de 99,4%”. “Encontramos en Melchor Romero una 162 mil vacunas para desechar”, ejemplicó.

Como solución, confirmó que iniciará una investigación con los municipios y las regiones sanitarias y revisará cuestiones que generaban dudas sobre políticas reproductivas. “El secretario de Salud (Adolfo Rubinstein) hablaba de récord de controles de embarazo, pero la sífilis congénita aumentaba 500%”, reprochó.

Por último, el funcionario detalló que “la sífilis aumentó en un 400% y tiene que ver con que no había preservativos, con que se desarmó el programa ESI (Educación Sexual Integral) y con que se desintegraron todos los equipos de acción territorial”. “Acá no hay casualidades: hay causalidades”, cerró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *