Gerli: Se volvió una zona liberada

Hace ya unas semanas, vecinos de Gerli denuncian una ola de robos por parte de motochorros, si bien las motos suelen ser las mismas y los delincuentes coinciden en las descripciones, parece que los responsables del patrullaje no se han enterado de nada y los robos siguen preocupando a todos.

Los blancos elegidos por estos despreciables delincuentes son mujeres y adolescentes, los botines son las carteras y celulares, en el caso de los adolescentes las zapatillas. El método es siempre el mismo, la amenaza y la violencia, golpes y amenazas con armas.

Si bien las criticas suelen ir dirigidas a la comisaría 6ta de Gerli, los principales responsables del patrullaje son el jefe de la Policía Local Comisario Gregorio Martínez, quien a pesar de los reclamos y denuncias públicas en las redes de los vecinos molestos por el pésimo desempeño de la base ubicada en la intersección de las calles Heredia y Reconquista no ha hecho nada por mejorar el servicio, los protectores municipales en el lugar son otro de los motivos de reclamo ya que los vecinos solo los ven lavar sus autos particulares, fumar y charlar en la vereda, ellos aducen que no pueden actuar por ser civiles, no poseer armas y que no tienen apoyo municipal.

Los otros responsables que brillan por su ausencia y productividad son los móviles del Comando de Patrullas a cargo del Comisario Inspector Diego Sambiase, al parecer los efectivos que recorren la zona de Gerli tienen problemas visuales ya que los propios vecinos suben fotos a las redes sociales de calles donde manda el delito y ellos tienen que vivir encerrados mientras en las esquinas la droga y el robo ocurren a cualquier hora, ya no les importa que sea de día, total nadie los molesta.

Lo insólito y que hace pensar a los vecinos en una connivencia policial radica en que la mayoría de los robos se suceden a metros de la base de la Policía Local o incluso en la misma cuadra y a tan solo unos metros. Los vecinos ya cansados han comenzado a querer organizar un reclamo general para que se sepa lo que está pasando, pero también para que alguien cumpla con su trabajo de prevención.

Vale recordar que a tan solo 200 metros del destacamento motochorros mataron a un vecino en un intento de robo que puso en evidencia la falta de prevención.

También hay fuertes criticas al municipio de Avellaneda, por la poca preocupación que los funcionarios de Jorge Ferraresi han demostrado para con los vecinos de Gerli, donde las cámaras de seguridad no funcionan o casualmente apuntan a un árbol.

Si un par de motochorros generan malestar en los vecinos y la policía no puede ocuparse del tema, estamos muy mal.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *