Galucci, entre Chirolita y Pinocho

   El reciclado concejal por CAMBIEMOS Maximiliano Gallucci, protegido de la senadora Gladys González, vuelve a mostrar sus cualidades por las cuales saltó del kirchnerismo al espacio del PRO al brindar declaraciones tan ridículas que si CAMBIEMOS en Avellaneda quiere ser medianamente creíble deberían salir a despegarse de los dichos de este personajes que resta en lugar de sumar.

En el caso de Avellaneda, el barrio escogido para el «timbreo» en Sarandí, fue Quinta Galli, un lugar donde si bien a perdido la categoría que implicaba vivir allí, aún quedan familias de clase media alta y algunas con un poder económico importante, con lo cual los «actores» de CAMBIEMOS, se aseguraban no pasar malos momentos, como les ocurrió en otros lugares a funcionarios del gobierno.

Si bien las mala economía actual afecta a todos, unos pocos por el momento se benefician y en ese rumbo partieron al timbreo por el coqueto barrio de Sarandí, incluso el mitómano de cabello graso Lucas Yacob comentaba en una foto gracias por abrirnos la puerta vecinos, mientras se podía ver que la reja estaba cerrada y la mujer recibía folletería mientras volvía a ingresar a su domicilio, este tipo de mentiras estúpidas son las que hacen que estos muchachos sumado a los escándalos y denuncias que suma Gladys González sean una caricatura de políticos.

Volviendo a Gallucci, sus mentiras rayan el ridículo y la falta de respeto a los vecinos de Avellaneda, porque no se puede ser tan MENTIROSO, según sus declaraciones, en el exitoso timbreo, en realidad subieron 1 sola foto de una casa, donde no les abrieron la reja y como se ve la cara de la señora no es la de alguien alegre por las visitas, que de no ser posteada por ellos parece una foto más de las tantas que hay circulando de los religiosos buscando captar a alguien.

Dijo sin ponerse colorado y con la cara rígida el concejal Maximiliano, que los vecinos no se expresaron sobre los aportes truchos o sobre el Decreto que modifica las actividades de las FFAA, textualmente dijo:

“nadie habló de las Fuerzas Armadas ni de los supuestos aportes truchos”. “La gente tiene otras prioridades”, subrayó.

“Hay muchas cuestiones que repercuten más en la política que en la vida cotidiana de los vecinos. Por ejemplo, respecto de la marcha que hicieron por el decreto de los cambios en las FF.AA. la gente no es tonta, sabe que es política”.

“en los timbreos se sienten al lado de la gente”. “En los momentos buenos y malos, siempre estamos”.

Alguien debería explicarle a este muchachito que tiene más de ambicioso que de inteligente, que es verdad, la gente no es tonta, pero hay quienes por consumir información tendenciosa terminan actuando como tontos, porque de lo contrario no se explica que personajes como él, puedan obtener un voto de confianza, si su historia política nace de una traición donde un día defendía un modelo y luego pasó a ser todo lo opuesto sin una escala intermedia, pero peor aún, si este monigote político niega lo que su propio partido reconoce con preocupación y que es justamente el escándalo por los aportes truchos que involucra directamente a su protectora González y salpica a la gobernadora María Eugenia Vidal.

No solo son básicos para las puestas en escena y elegir un barrio como Quinta Galli donde a los vecinos de allí les da lo mismo que los militares estén jugando en el Edificio Libertador o tomando mate en Paso de los Libres, como es obvio que les es indiferente si son pocos o muchos los pobres utilizados para blanquear dinero sucio, dinero que no solo financió de forma ilegal una campaña sino que su origen solo puede ser ilícito, porque alguien con las cuentas ordenadas no lo podría justificar, por eso eligieron a pobres, porque el pobre no lleva un control sobre sus cuentas ni contratan un contador que lleve sus negocios y activos.

Con esto lo que es evidente que estamos ante un grupete de ambiciosos que esperan poder elegir una torta mejor para llevarse una tajada, son lo que hace muchos años eran los colados a la fiesta que conocen a alguien y llegan para ver que pueden manotear, mienten para agradar a sus jefes políticos, pero son tan torpes que hasta para mentir hay que ser inteligente.

Por favor muchachos dejen de hacer el ridículo, en sus redes sociales solo los defienden hoy en día personas que ustedes tratan como los españoles a los aborigenes, les venden espejitos de colores y esta gente crédula, que muchos se beneficiaron con el peronismo y mejoraron, ustedes les hicieron creer que se puede estar mejor, como dicen ustedes que se puede crecer más sin subsidiar a los que menos tienen y les creyeron, porque sueñan con pertenecer, porque ustedes les hicieron creer que es una mala palabra ser «planeros», pero nadie les explicó quienes fueron los primeros responsables de generar políticas de exclusión, la herencia de la que ustedes hablan y abusan es una herencia corta, pero si de mala economía y generación de pobreza hay que hablar, debemos recordar nombres y medidas de un tal Martínez de Hoz.

También les recomiendo por su salud que descansen un poco, a varios de ustedes últimamente se les nota un brillo y una dilatación ocular que debe ser exceso de la adrenalina política que se debe vivir cuando se mezcla la mentira con la aventura.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *