Frigorífico clausurado seguía vendiendo carne

  La fiscalía de la Ciudad terminó por clausurar, nuevamente, el lugar. Esta vez, además, secuestraron 200 kilos de mercadería no apta para el consumo humano. El gobierno porteño entró en acción al recibir una denuncia de ACUMAR, en la cual indicaba que el lugar seguía operando, pese a no tener la autorización para hacerlo. El dueño fue aprehendido.

La Fiscalía de la Ciudad realizó la clausura judicial de un frigorífico ubicado en la calle Pilar al 1900, en el barrio de Mataderos. El mismo continuaba trabajando a pesar de tener clausura de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR). Se secuestraron 200 kilos de carne no apta para su consumo.

La Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA), cuyo titular es el fiscal Matías Michienzi, recibió una denuncia del Acumar, de que el frigorífico estaba violando la orden de clausura.

El fiscal ordenó un operativo con agentes del Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Fiscalía, que junto a inspectores de Acumar y de la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de la Ciudad, comprobaron que el frigorífico continuaba en funcionamiento.

Los responsables del establecimiento estaban infringiendo el artículo 73 del Código Contravencional, que sanciona la violación de clausura impuesta por la autoridad administrativa con una pena de arresto de 5 a 20 días.

Durante el procedimiento, los agentes encontraron que el frigorífico tenía un puesto de venta de productos cárnicos sobre la vía pública, mediante la colocación de las mercaderías en cestos plásticos y colgados en elevación.

Además, se constató que debido a que las mercaderías colgaban por encima de la vereda, se producía el goteo constante de sangre, grasas y derivados de esos productos cárnicos, generándose un efluente que en forma directa desembocaba en el cordón pluvial, que conducía al sumidero de la red pluvial.

El fiscal Michienzi ordenó la clausura judicial del frigorífico y pidió el secuestro de 200 kilos de mercadería no apta para el consumo humano. Además, el fiscal ordenó la aprehensión del responsable del frigorífico, por infringir el artículo 54 del Código Contravencional, que sanciona a quien arroje sustancias insalubres a la vía pública y por infringir el artículo 73 del Código Contravencional, que pena a quien viola una clausura administrativa.

Del operativo participaron el Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Fiscalía de la Ciudad, inspectores de Acumar, y personal de la Dirección General de Fiscalización y Control (DGFyC), de la Dirección General de Control de Calidad Ambiental (DGCONTA) y de la Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria (DGHySA).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *