Frente a nuevos despidos, el gobierno riojano insiste en revertir la apertura a las importaciones

  Las autoridades provinciales salieron a respaldar a más de 60 trabajadores que fueron echados recientemente en la capital provincial. Advirtieron además que realizaron numerosas gestiones ante Nación y no pudieron establecer un marco regulatorio que ampare ciertos sectores.

Para el gobierno riojano, la apertura a las importaciones es la medida que más perjudica a las industrias del norte del país y que viene provocando despidos masivos en la provincia.

Al conocerse recientemente que más de 60 trabajadores de la ciudad capital se quedaron sin empleo en los últimos días, el ministro de Industria de la provincia, Rubén Galleguillo, sostuvo que realizaron numerosas gestiones ante la Nación, pero no logran acuerdos en este sentido.

“No pudimos revertir el contexto en el que se encuentra la apertura a las importaciones. No pudimos establecer un marco regulatorio que ampare ciertos sectores, como el textil, que es por el sector que más pedimos protección”, dijo el funcionario.

Según publicó Nueva Rioja, desde la cartera provincial se anunció que se acompañará a los trabajadores para que se respeten los procesos de desvinculación y el cobro total de las indemnizaciones.

Una de estas situaciones se dio en Chilcal, una textil que produce mamelucos de trabajo a firmas nacionales, que anunció el cierre total de la planta, perjudicando a medio centenar de obreros.

Al respecto, Galleguillo recordó que la empresa “se ve perjudicada por los altos costos que le significan producir mamelucos de alta calidad, lo cual no le permite competir con las importaciones, que producen igual o mayor volumen por menor costo”. Al tiempo que agregó que “estamos evaluando distintas alternativas de solución que esperamos se puedan materializar. En tanto esperamos que el propietario de Chilcal regrese de su viaje al exterior para conversar sobre la situación de sus trabajadores”.

En tanto, 13 trabajadores fueron desvinculados de la empresa Polinoa, dedicada a la producción de bolsas y envoltorios plásticos. “La planta vive una situación de crisis desde hace varios meses, por múltiples motivos: Uno de ellos el achicamiento de su mercado debido a la prohibición del uso de bolsas plásticas que eran expedidas en gran cantidad por súper e híper mercados en todo el país”, precisó Galleguillo.

No obstante, informó que la empresa continúa negociando con sus empleados para ver la mejor manera de conservar las fuentes de trabajo. “Esperemos que con el diálogo lleguemos a buen puerto, y si no es así, haremos que se respeten las leyes que amparan a los trabajadores”, indicó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *