La drámatica situación tuvo lugar en el barrio porteño de Flores cuando una mujer de 28 años tomó la decisión de arrojarse del auto en movimiento después de que el chofer del vehículo comenzara a acosarla verbalmente y a manosearla. La víctima fue internada en el Hospital Piñero.

Una joven de 28 años, oriunda de Bolivia, quedó internada en el hospital Piñero luego de arrojarse de un taxi en movimiento, en la intersección de las avenidas Bilbao y San Pedrito, del barrio porteño de Flores, para evitar que el chofer la violara.

Tras saltar del vehículo en movimiento, la mujer fue socorrida por un hombre que cumplía funciones en un puesto de diarios, quien además llamó a la Policía y rápidamente se apersonaron agentes de la comisaría 38. Una vez en el nosocomio, los médicos confirmaron que la muchacha sufrió heridas en sus manos, cuando se cubrió el rostro para protegerse del impacto, y traumatismos leves en el resto del cuerpo.

Ante los uniformados la chica recordó que cuando volvia a su casa, luego de salir con amigas, paró un taxi en la esquina de las avenidas Nazca y Rivadavia, para ir hasta el Bajo Flores.

Luego de varias cuadras, el chofer del taxi empezó a acosarla verbalmente y minutos después comenzó a manosearla, por lo que ella se tiró del auto que iba a gran velocidad, según indicó la víctima de este ataque en su denuncia.