Ferrocarriles: Alerta en las vías

  APDFA exige que se garanticen las condiciones de seguridad de los trabajadores y usuarios en el Ramal Constitución – Mar del Plata a fin de evitar una tragedia.

Los miembros del cuerpo de delegados de la Seccional Plaza Constitución de la Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles y Puertos Argentinos (APDFA) hicieron pública su profunda preocupación tanto por las responsabilidades de sus representados como por la vida de los usuarios y trabajadores afectados al servicio por el intransitable estado de las vías en el corredor Constitución-Mar del Plata.

En ese comunicado, sostuvieron que recientes informes técnicos señalaban con contundencia la intransitabilidad tanto de los sectores de la vía “no renovados” como de los “renovados”.

Según indican los informes citados por los delegados de APDFA existen un total de 204,5 kilómetros de vías “no renovados” que requieren de tratamiento porque en su estado actual (con durmientes rotos, en mal estado, falsa escuadra; fijaciones rotas o ausentes; vías desniveladas y desalineadas; puentes precariamente apuntalados con durmientes; estaciones no habilitadas para cruzada de formaciones ferroviarias por rotura de aparatos de vías y mal funcionamiento de señales de entrada y salida entre otras muchas falencias) no pueden ser utilizados.

Por su parte, los informes reflejan que en los sectores que habrían sido “renovados” por las Licitaciones Públicas Nros. 12, 13, 23, 24, 25, 26 todas del año 2013 y N° 209, 210 del año 2015 realizadas por la Administradora de Infraestructura Ferroviaria Sociedad del Estado (A.D.I.F.) existen un total de 14.410 durmientes de hormigón pretensado “fisurados” que hacen imposible garantizar las condiciones para la prestación del servicio en condiciones de seguridad, no sólo para la integridad del material rodante sino, principalmente, para la vida de los usuarios, de los empleados ferroviarios y de terceros.

Finalmente, el comunicado relata que la vía a Mar del Plata, luego de ejecutadas las obras de renovación y mantenimiento a cargo de A.D.I.F., se encuentra en condiciones más preocupantes, pues si bien antes se reflejaba una realidad de falta de inversión por varios años, las falencias se mantenían controladas con las velocidades de vías precaucionadas, en tanto que luego de efectuadas las “obras” por A.D.I.F. han quedado tareas inconclusas y una serie de problemas técnicos (además de los durmientes fisurados) que llevan al servicio a condiciones de riesgo de accidentes a un nivel nunca antes alcanzado; motivo por el cual APDFA exige que se garantice la seguridad para evitar una tragedia, de la magnitud de la denominada “tragedia de Once”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *