Ferraresi pierde votos frente a la inseguridad en Avellaneda

El intendente de Avellaneda Jorge Ferraresi subestima los resultados obtenidos en las últimas elecciones y descuida ocuparse con responsabilidad de la seguridad de los vecinos de Avellaneda.

Si bien es cierto que la provincia de Buenos Aires se fue transformando en una provincia cada días más insegura por los errores operativos que desde el Ministerio de Seguridad Bonaerense a cargo de Cristian Ritondo se fueron sumando, no menos cierto es que el intendente de Avellaneda ha tenido una actitud infantil al sostener en la Secretaría de Seguridad Municipal a funcionarios que demostraron y con holgura, ser ineficientes para el cargo como son Mónica Ghirelli y Marcelo Rey, a la que podríamos sumar como una gran decepción a Cecilia Rodríguez ex ministro de seguridad nacional a quien un cargo mucho menor, le quedó grande.

El regular funcionamiento del Centro Municipal de Monitoreo, desde donde se supone controlan las cámaras de seguridad del municipio, en la mayoría de los delitos que se cometen no funcionaban o bien apuntaban en ese momento a un muro, esto ocurre porque no existe un control serio sobre el trabajo y productividad de los operadores y da lo mismo que controlen que que apunten a una pared y así relajarse y dejar pasar las horas.

La gestión altamente aprobada por los vecinos, día a día pierde votos de enojadas víctimas de delitos que se sienten desprotegidos y estafados.

Muchos de los delitos podrían haberse evitado con un correcto patrullaje policial, función que le corresponde al Comando de Patrullas de Avellaneda, cuyo responsable policial es el Comisario Inspector Sergio Argañaráz, quien además es vecino de Avellaneda, pero curiosamente el funcionamiento sigue siendo deficiente.

No es complicado entonces entender el origen del aumento de delitos que se cometen en Avellaneda, ya que un escaso y mal patrullaje, sumado a un ineficiente trabajo de los operadores de las cámaras de seguridad, es más seguro rezar un Padre Nuestro.

Ferraresi, mal asesorado, cree que su compromiso es pagar horas extras para tener más policías en las calles, colaborar con el combustible y los edificios para las bases, pero descuida el atender los reclamos de los vecinos en barrios donde a diario se cometen robos.

Cientos de vecinos ponen en duda su voto a la gestión de Ferraresi porque de poco son útiles las obras si no hay vida para disfrutarlas.

Hay barrios de Avellaneda con un enojo mayúsculo de los vecinos y creciente, lo encabezan Piñeyro, Wilde, Gerli y Sarandí.

Los anuncios a la fecha del intendente Jorge Ferraresi de inversiones millonarias en el área de seguridad son más un fracaso que un acierto y es un lado débil para ser castigado desde la política en tiempos de campaña.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *