Fernando A. Abraham el cura de los arrepentimientos

   Luego del escándalo que generó al postear en las redes sociales contra la joven Thelma Fardín, Fernando A. Abraham el cura PRO de Avellaneda, intentó unas disculpas públicas que generaron más repudio.

El “cura” por llamarlo de alguna manera supuestamente “sanador” volvió a generar polémicas en la gente por su conducta poco humana, pero especialmente poco cristiana, como lo es el hecho de opinar de forma denigrante sobre la joven víctima de violación tomando partido por el acusado de violación.

Ante el creciente enojo de los televidentes de los distintos programas que trataban el tema el propio Abraham se comunicó por teléfono con el programa “PAMELA a la tarde”, dejando una imagen patética y mal parado al Obispo Rubén Osca Frassia.

El supuesto “sanador” ya ha tenido conductas repudiables al usar la misa para influir en los fieles sobre votar al PRO, luego a CAMBIEMOS, de hecho, el concejal local Diego Malito es uno de los más allegados al “cura” compartiendo muchas horas junto a este.

Hasta ahora los dichos del cura y varias de sus inconductas habían generado malestar en muchos vecinos, que siguen esperando explicaciones sobre algunas viviendas que se donaron a la Iglesia pero no fueron debidamente registradas, viajes exóticos que suele hacer con “amigos”.

Todo eso explotó por culpa del propio cura que entre un falso lloriqueo explicaba que se equivoco porque a él le suelen decir de todo por las redes, como violador, pedófilo y rápido de reflejos sumo a la Iglesia.

Seños Fernando A. Abraham, usted es un mal ejemplo de lo que es un CURA, palabra que debe ir acompañada de actos que la validen, ni siquiera su conducta al opinar de una menor violentada se acerca a lo que pregonaba Jesús: 
“Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.” (Mateo 18:6)

Concluyendo, un mal cura, con mala junta no puede ser algo vinculado a lo divino, hasta debería pedir perdón por influir en los fieles a votar por un gobierno que desprecia a los pobres, que genera desigualdad, que la propia Iglesia critica, si usted va a contramano es difícil creer en su inocencia.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *