Familiares de Rodrigo González marcharán en reclamo de justicia

Familiares y amigos de Rodrigo González, asesinado el sábado 17 de este mes en una vivienda de Villa Galicia, en Temperley, realizarán el viernes 6 de setiembre una marcha en reclamo de justicia. Si bien la investigación avanza, hasta el momento no fue detenido el autor del disparo fatal.

A través de redes sociales, los allegados al hombre de 35 años asesinado de un disparo en el pecho anunciaron que la marcha arrancará en Iriarte y Zuviría, en Temperley, a metros de la vivienda en donde ocurrieron los hechos.

De allí, los manifestantes se movilizarán hasta la avenida Eva Perón y Almirante Brown, en Temperley.

Con respecto a la investigación, fuentes judiciales indicaron a DiarioConurbano.com que ya hay datos sobre la fisonomía del autor del disparo criminal, lo que permite ver una luz de esperanza para llegar a hacer justicia.

El hecho ocurrió el sábado 17 de agosto alrededor de las 21 en Iriarte al 800 cuando un dos delincuentes interceptaron a un policía retirado de la Federal que se encontraba ingresando con su auto al garage de su casa.

La víctima del robo sacó un arma y comenzó a tirotearse con los dos delincuentes que alcanzaron a subir a su auto para llevárselo pero chocaron contra un poste de luz. “En ese momento, los ladrones se bajaron del coche y huyeron en direcciones distintas. Uno de los ellos dejó manchas de sangre en su recorrido por lo que se entiende que quedó herido en el tiroteo”, indicaron fuentes de la investigación.

Tras hacer 100 metros, a la vuelta del intento de robo, el ladrón herido se topó con una familia que ingresaba a una fiesta en Zuviría al 400. Cuando pasó frente a la vivienda, el sujeto disparó al menos en tres oportunidades.

Uno de los disparos ingresó por una ventana. Detrás del vidrio estaba Rodrígo González, de 35 años, a quien el balazo le impactó en el pecho. En la casa se festejaba un cumpleaños. González estaba en pareja y tenía un hijo.

“No sabemos por qué el ladrón le dispara en el pecho directamente”, añadieron las fuentes del caso. Una de los sospechas es que en medio de la oscuridad el delincuente haya creído que alguna de las personas que ingresó rápidamente iba a salir a defenderse armada. La otra hipótesis es que estaba fuera de sí.

Tras los disparos, el delincuente continuó corriendo y a los 100 metros robo un Fiat Idea y huyó del lugar. La situación causa estupor en los vecinos. A pocos metros, terminaba una jornada de fútbol en el Club Falucho. Cuando los niños, alrededor de 30, junto a sus padres, salían del lugar, escucharon los disparos y debieron regresar a la institución y refugiarse allí en medio de terror reinante.

Ahora, los dos delincuentes son intensamente buscados. La causa se encuentra en la UFI 4 de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal Leonardo Kaszewski.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *