Esteban Echeverría:Hallan dos cadáveres con signos de ejecución

Los cuerpos estaban ubicados a 30 cuadras de distancia entre sí en dos predios. Una de las víctimas tenía las manos atadas con precintos plásticos, los pies unidos por un cinturón; la otra tenía un balazo en la nuca y pérdida de masa encefálica. La policía cree que fue por ajuste de cuentas o venganza e investiga si los crimenes están relacionados.

Dos hombres fueron hallados asesinados, uno baleado en la nuca y quemado y el otro con una toalla alrededor de la cabeza herida, en dos predios del partido de Esteban Echeverría, ubicados a 30 cuadras de distancia entre sí, y los investigadores analizaban un posible vínculo entre ambos crímenes.

 Fuentes policiales informaron que ambos cuerpos fueron encontrados el jueves entre las 05:00 hs. y las 06:00 hs., luego de que vecinos de las localidades de Transradio y El Jagüel se comunicaran con el servicio de alerta 911 para dar aviso a la policía.

En el cruce de Barros y Nueva Escocia, en una zona rural de Transradio, los efectivos de la jefatura departamental Almirante Brown encontraron el cadáver de un hombre de alrededor de 30 años, atado de pies y manos, asesinado de un disparo en la cabeza y luego prendido fuego en el lugar.

La víctima tenía las manos atadas con precintos plásticos, los pies unidos por un cinturón y una herida de bala en la nuca, por lo que los investigadores manejan como principal hipótesis un ajuste de cuentas.

Según relató un jefe policial, no se encontraron signos de que el homicidio se haya cometido en el lugar del hallazgo, sino que la presunción de los peritos es que los asesinos descartaron el cuerpo allí y lo incendiaron para borrar posibles huellas.

Por el estado de carbonización del cuerpo, los investigadores consideran que será muy difícil identificarla.

En tanto, policías de la comisaría 5ta. de Esteban Echeverría encontraron en el cruce de Esquiú y Gandulfo, de El Jagüel, el cuerpo un joven de unos 25 años, vestido solamente con una remera y con la cabeza envuelta en una toalla.

Al destaparle la cabeza, los efectivos constataron que tenía una herida en la nuca con una pérdida importante de masa encefálica, aunque todavía no pudieron determinar si fue producida por un objeto inciso cortante como un hacha o por un disparo efectuado a muy corta distancia.

La víctima, cuya identidad todavía no fue determinada, tenía cadenitas de oro y pulseras, por lo que los pesquisas no trabajaban sobre la hipótesis de un asalto, sino sobre la de una venganza.

Al igual que en el caso del hombre hallado en Transradio, los investigadores presumen que el de El Jagüel fue asesinado en otro lugar, le envolvieron la cabeza para no dejar rastros de sangre en el vehículo en el que lo trasladaron y luego lo arrojaron donde fue encontrado. Es que la víctima tenía los pies limpios, aunque el lugar del hallazgo es una zona rural con abundante barro.

Si bien los métodos para deshacerse de los cuerpos de las víctimas fueron diferentes, los investigadores no descartaban que ambos crímenes estén relacionados entre sí, dijeron los voceros.

Efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Esteban Echeverría buscaban esta mañana nuevas pistas y testigos en la zona de los hallazgos. Interviene en ambos crímenes la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del departamento judicial de Lomas de Zamora, a cargo de Juan José Vaello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *