Escándalo provincial con efectivos policiales en la Provincia de Buenos Aires

fuerza-especial-halcon  Distintos efectivos policiales que componen el Grupo Halcón, la fuerza operativa de élite de la Policía de la provincia de Buenos Aires, protagonizaron un reclamo a las autoridades provinciales que algunos interpretaron como un acuartelamiento y a partir de allí circularon distintas versiones en los medios.

La realidad es que el asesinato de un oficial del cuerpo especial durante un procedimiento policial, generó una reacción justificada si se tiene en cuenta que sus efectivos son convocados para situaciones límites o de reducción de peligrosos delincuentes en zonas generalmente desfavorables para el trabajo policial.

Cuando la gobernadora María Eugenia Vidal estaba en campaña prometió combatir el delito y equipar a la policía, los días pasaron y en una provincia cada día más peligrosa, la gobernadora se mostró en algunos municipios entregando chalecos y elementos para la policía asegurando que todos los policías iban a contar con chalecos nuevos y que se estaba trabajando para equipar a la fuerza, le realidad es que la inversión en la fuerza pasó como con otras gestiones a la entrega de móviles y cámaras en los mismos, algo que rinde mediáticamente, pero que no brinda mayor seguridad a los efectivos policiales ante armas de gran calibre.

En el día a día los policías cumplen sus funciones con necesidades y una alta exposición, el gobierno provincial no desconoce que en los últimos allanamientos importantes se han secuestrado armas de alto poder de fuego, muchas de estas ingresadas ilegalmente al país y si no se lamentaron más bajas policiales fue porque los delincuentes no están familiarizados con el uso de estas armas que en manos de gente con formación serían un dolor de cabeza para los policías.

El orgullo de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, el Grupo Halcón, hoy en día tiene equipamiento obsoleto, chalecos vencidos o de un grado inferior al que se requiere para armas largas, los dejan vulnerables, otro de los reclamos tienen que ver con la protección balística para la cabeza, dos de los efectivos abatidos por la delincuencia recibieron disparos en sus rostros.

No se entiende el capricho de la gobernadora de sostener a una cúpula policial que días pasados quedó bajo la lupa ante una publicación de las declaraciones juradas patrimoniales de los oficiales superiores que conducen la fuerza, quienes no pueden justificar el origen de los bienes si se realiza una investigación seria, pero esto pasó de largo para la gobernadora y su ministro de seguridad Cristian Ritondo, más aún el jefe de la policía no puede desconocer la realidad de su tropa de élite.

Parece una burla a los ciudadanos de la provincia de Buenos Aires que se pague 66 millones de pesos a una consultora china para evaluar y auditar a la policía, bien se podría haber invertido ese dinero en el Grupo Halcón, es evidente que quienes asesoran a la gobernadora y a su ministro no tienen el mínimo interés en hacer bien las cosas y Durán Barba debería primero recorrer la provincia de Buenos Aires ante de recomendar empresas extranjeras y hacer perder el tiempo a una gobernadora a la que el tiempo le juega en contra, porque todos los días hay que lamentar muertos y heridos por la inseguridad.

Es absurdo pretender combatir la inseguridad con una fuerza sin recursos, con malestar, mirando para otro lado ante sospechas de corrupción de la cúpula y justificarse con números de efectivos desafectados que no varían el daño de la corrupción en la fuerza.

Timbre!! para Vidal y Ritondo.

vidal-ritondo-bressi

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *