Escándalo en el juicio oral de Santiago Silvoso por la leve condena al ex corredor

El Tribunal Nº 24 encontró culpable al ex corredor de autos de la Fórmula Metropolitana por el choque que dejó con lesiones cerebrales irreversibles a una estudiante de psicología de 21 años y lo inhabilitó para conducir por cuatro años. Hubo incidentes en la sala tras el veredicto.

El Tribunal Oral Criminal N° 24 condenó a tres años de prisión efectiva a Santiago Silvoso, empresario y ex corredor de autos de la Fórmula Metropolitana por el brutal choque que protagonizó con su Honda Civic el 5 de abril de 2015 en Costanera Norte, en el que impactó contra el Volkswagen Gol blanco en el que viajaba Macarena Mendizábal, una estudiante de psicología de 21 años. También quedó inhabilitado para conducir por cuatro años.

Tras el veredicto se produjeron incidentes en la sala entre un familiar de Silvoso y Adriana Aruj y José Luis Mendizábal, los padres de Macarena. Hubo insultos, empujones y gritos.

El conductor, de 40 años, terminó hospitalizado el día del accidente con lesiones menores y Macarena, que estaba en el asiento del acompañante de su auto junto con amigos a la salida de un boliche, sufrió una lesión cerebral irreversible. Tras un intento de recuperación en el FLENI de Escobar, Macarena quedó en estado vegetativo y se encuentra internada en su casa familiar con respiración asistida.

El tribunal unipersonal integrado por la jueza María Cecilia Maiza consideró a Silvoso culpable del delito de lesiones culposas leves (por Ramiro Sala Giménez, el auto en que iba Macarena) en concurso ideal con lesiones culposas gravísimas. Sin embargo, irá a prisión una vez que la condena quede firme. El día viernes se conocerán los fundamentos del fallo.

El ex piloto de carreras había hecho todo lo que tuvo a su alcance para evitar el juicio oral: los padres de Macarena se negaron a una reparación económica, a una probation (del máximo de la pena en suspenso y una inhabilitación de cuatro años para conducir) y a un juicio abreviado solicitado por la defensa.

Durante el juicio, Silvoso leyó una carta en la que negó todas las acusaciones. Dijo que no había vuelto a manejar desde el día del accidente, que esa noche no había tomado alcohol y que cruzó el semáforo en verde. A pesar de sus palabras, un documento con el membrete de la vieja Comisaría Nº 51 de la Federal, con fecha del día del accidente, que la querella atribuye a él, informa un test de alcoholemia que marca 1.46 gramos de alcohol por litro, el triple del permitido.

En la audiencia de este martes, durante el uso de su derecho a pronunciar sus últimas palabras antes de la condena, el acusado sostuvo: “Siempre estuve a derecho. Lamentablemente acá fuimos dos partícipes de este accidente. Lamentablemente la persona que fue autor del hecho no está acá y tendría que estarlo. Fuimos dos las personas que colisionamos. Y la persona que hizo la maniobra equivocada fue otra».

Se refería a Ramiro Sala Giménez, amigo de Macarena que ya había sido sobreseído en la causa y se presentó en calidad de testigo. Durante el juicio, solo se limitó a responder “no me acuerdo” a las preguntas precisas que le hizo la jueza y la defensa.

En la audiencia donde se produjeron los alegatos, el abogado querellante Roberto Schlagel había pedido que Silvoso sea condenado a 10 años de prisión por el delito de lesiones gravísimas con dolo eventual e inhabilitación absoluta durante ese tiempo más otros tres años. La fiscal Ana Helena Díaz Cano, en tanto, solicitó tres años de prisión efectiva más cuatro años de inhabilitación por el delito de lesiones gravísimas culposas.

A los 19 años, y mientras cursaba el segundo año de Psicología en la UCA, Macarena Mendizábal empezó a trabajar como voluntaria en un hogar para niños, en la localidad bonaerense de Florida y había hecho los trámites legales para cuidar los fines de semana de Javier, un nene que había sido separado de su mamá por una situación judicial y formó un vínculo inseparable con Macarena. Hoy, con siete años, Javier sigue a cargo de la familia Mendizábal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *