Empresarios quieren poner pulseras con GPS a enfermeras para perseguirlas

La denuncia fue realizada por el gremio de la Sanidad que conduce Héctor Daer. Lanzaron una campaña de firmas.

La Asociación Trabajadores de la Sanidad Argentina de Buenos Aires (ATSA Buenos Aires) denunció que los empresarios del sector proponen colocarles pulseras a las enfermeras para perseguirlas.

El gremio que conduce Héctor Daer alertó sobre la intención de la patronal del uso de pulseras geolocalizadas para las enfermeras en los establecimientos de salud bajo el argumento de mejorar la productividad.

“Con la excusa del avance tecnológico, el discurso del progreso y de la modernización, quieren retroceder en el tiempo y volver a épocas pasadas donde los derechos humanos no existían y la única ley que prevalecía era la de la explotación del hombre sobre el hombre”, señaló ATSA Buenos Aires.

Y denunció: “En pleno Siglo XXI, quieren poner pulseras en nuestras muñecas para perseguirnos, como si fuésemos criminales”.

La organización gremial repudió a los empresarios por “invertir en controlar nuestros cuerpos en lugar de invertir en mejorar nuestras condiciones de trabajo y la atención de los pacientes es la política del sector empresario, que piensa la salud como un negocio”.

“Nosotros no pensamos en números, pensamos en las personas. Por eso proponemos aumentar las dotaciones e invertir en capacitaciones para perfeccionarnos. Nuestra profesión no es un negocio. Ser enfermerx es cuidar, acompañar, contener, tratar y curar. Esas son las herramientas que usamos todos los días para mejorar nuestro trabajo”.

Según publicó Ámbito.com, el primer indicio lo tuvieron el año pasado los integrantes de la comisión gremial interna de la clínica de rehabilitación Ciarec, en el barrio porteño de Villa Urquiza, cuyas autoridades anunciaron entonces que tenían previsto incorporar las pulseras a la labor diaria del personal de enfermería.

Consistía, según los directivos, en un mecanismo que permitiría establecer en tiempo real el lugar de ubicación de cada empleado, el lapso entre el llamado de un paciente y el arribo del profesional a su habitación para atenderlo, y los plazos de permanencia en las oficinas de descanso del personal o fuera del establecimiento.

En ese marco, el sindicato lanzó una campaña en redes sociales bajo el hashtag #NoAlasPulserasEnEnfermería y una petición de repudio: “Queremos una inclusión de la tecnología en la actividad sanitaria de manera constructiva, que resguarde nuestros derechos, facilite procesos y mejore la atención”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *