El suicidio, la segunda causa de muerte traumática en Argentina

suicidioEl alcoholismo aumenta en 50 por ciento la probabilidad suicida, mientras que la depresión y el abuso de drogas también pueden ser otros detonantes.

El suicidio es la segunda causa de muerte traumática en la Argentina y su pico más alto se encuentra en la adolescencia y después de los 65 años. Para abordar estas problemáticas asociadas, la Provincia de Buenos Aires unificó Salud Mental y Adicciones y amplió a 42 los servicios de salud mental en hospitales públicos.

Las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que la situación es similar en todo el mundo.

El pico más alto de suicidios se da entre los 12 y los 25 años y el alcoholismo aumenta en 50 por ciento la probabilidad suicida, mientras que el 90 por ciento de los suicidios tiene un trastorno psicopatológico de base.

Estos datos fueron parte de la exposición que los referentes del Programa de Prevención del Suicidio, del ministerio de Salud de la Provincia, expusieron en el Congreso Mundial de Salud Mental, que se realizó esta semana en Buenos Aires, organizado por la Federación Mundial para la Salud Mental.

Según la OMS cada año se cometen unos 900.000 suicidios en el mundo. Con estas cifras no es de extrañar que el suicidio se encuentre entre las tres primeras causas mundiales de muerte en personas de 15 a 44 años.

Las causas son multifactoriales, no puede generalizarse; pero los trastornos de salud mental, sobre todo la depresión, el alcoholismo y el abuso de drogas, dan la pauta de una tendencia en los intentos que analiza la dirección provincial de Salud Mental.

Los últimos datos sobre suicidio con que cuenta el ministerio de Salud provincial muestran que, hace dos años 1072 personas murieron como causa de una «lesión auto infligida intencional».

También ese año se registraron 10.694 egresos hospitalarios por trastornos mentales y se llevaron a cabo 3.384.798 prestaciones ambulatorias en salud mental entre los servicios de psicología, psiquiatría, terapia ocupacional y estimulación temprana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *