El Servicio Penitenciario Bonaerense en situación de crisis y emergencia

gorra SPB  El propio ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari, admitió que la situación en materia penitenciaria “es de emergencia y crítica» a raíz de la superpoblación de reclusos. En la actualidad ingresan aproximadamente 2.200 personas al régimen de privación de la libertad por año con una tasa de recambio de aproximadamente 600, es decir que quedan en el sistema cada año 1.500. y así el problema sigue creciendo.

La situación de crisis que vive el Servicio Penitenciario bonaerense es una realidad que se viene agudizando desde hace tiempo. Numerosas son las denuncias que diferentes organismos, con la CPM a la cabeza, vienen planteando para poner de manifiesto esta situación cada vez más preocupante.

En este contexto, el propio ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari, admitió que la situación en materia penitenciaria “es de emergencia y crítica» a raíz de la superpoblación de reclusos que, detalló, crece a razón de 1500 por año, por lo cual consideró que “es imposible” construir “en tiempo récord” alcaldías y cárceles que den respuesta a este creciente número de detenidos.

Situación prioritaria

En este sentido, el funcionario señaló que “uno de los planteos que la gobernadora nos ha exigido y que estamos llevando adelante es el sinceramiento, el no ocultar los datos, es el de reconocer situaciones».

Hace unas semanas Ferrari detalló en una conferencia de prensa en Bahía Blanca que “hoy por hoy la situación es de emergencia y crítica» por lo que «estamos ocupándonos prioritariamente de aquellas cuestiones que son centrales al tratamiento humano que tienen que tener aquellas personas privadas de su libertad».

Ferrari recordó que para los reclusos, «la sanción es la privación de la libertad; no como ha ocurrido en muchos casos que no tengan comida, agua potable, salud, medicamentos, es algo que nos está condenando como sociedad al hecho que nos tengamos ni el mandato constitucional cumplido ni la posibilidad de que esas personas que están privadas de su libertad puedan reinsertarse socialmente como corresponde».

Una cosa común

Al ser consultado por la superpoblación en las unidades carcelarias bonaerenses, Ferrari dijo que «hay en todas, tenemos una situación que se transforma en una de las prioridades que tenemos que enfrentar».

Y añadió que «hoy tenemos un ingreso de aproximadamente 2.200 personas al régimen de privación de la libertad por año con una tasa de recambio de aproximadamente 600, es decir que quedan en el sistema cada año 1.500, esa cantidad de personas que queda cada año incrementan esta problemática. Según como se mida nosotros podemos llegar a tener hoy una sobrepoblación alrededor de 9.000».

Ante eso, el ministro afirmó que «esto lleva a que se tienen que construir en tiempo récord alcaldías y cárceles que es imposible hacer de manera rápida, la última vez que se construyó una cárcel de 1.500 personas fue en el año 2001 y tenemos un déficit que nos ha llevado a tratar de resolver creativamente algunas cuestiones». Más allá de esto, adelantó que en los próximos meses se iniciarán los trabajos de modernización en las unidades carcelarias, muchas de las cuales son del siglo pasado.

Ferrari dijo también que así como se preocupan por la situación de las unidades carcelarias, también «estamos preocupados por la situación de las víctimas y hemos llevado adelante con la gobernadora una presentación que procura reconocerles a las víctimas un lugar en el derecho penal» en referencia a los juicios, al procedimiento penal, a la representación «para que sean al fin informadas, escuchadas, atendidas y asistidas en el proceso».

Perspectivas

Asimismo, manifestó que esta semana se reunió con autoridades nacionales para realizar un relevamiento de bienes del Estado y «ver dónde hay terrenos del ferrocarril en desuso, edificios de Defensa que podamos utilizar como alcaldías o cárceles para tratar de descomprimir más rápidamente a medida que vamos construyendo».

«Todo lo que se estaba construyendo y estaba detenido lo estamos activando durante este año y a marzo del año que viene vamos a tener cárceles y alcaldías nuevas que están terminadas pero no van de ninguna manera a descomprimir», puntualizó.

Ferrari consideró que «éste es un tema que excede a la administración de María Eugenia Vidal y al compromiso extremo que ha demostrado, es muy importante que comprendan todos los partidos políticos a los que les tocará pujar por la gobernación dentro de unos años que es una necesidad que esto sea una política de Estado».

(InfoGEI) Mg

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *