El Papa pidió a sindicalistas del mundo cuidarse del “cáncer de la corrupción”

  El papa Francisco pidió este viernes a dirigentes sindicalistas del mundo, entre ellos unos 25 argentinos, cuidarse del “cáncer de la corrupción” en una carta que envió a los participantes de la cumbre de líderes del movimiento obrero que organizó el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.

«Es terrible esa corrupción de los que se dicen ‘sindicalistas’, que se ponen de acuerdo con los emprendedores (empresarios) y no se interesan de los trabajadores, dejando a miles de compañeros sin trabajo; esto es una lacra, que mina las relaciones y destruye tantas vidas y familias», sostuvo el papa en la carta que envió a los líderes del movimiento obrero.

Según un cable de la Agencia Católica Argentina (AICA), Francisco les pidió a dirigentes sindicales del mundo, entre ellos unos 25 argentinos, cuidarse del “cáncer de la corrupción. El mundo y la creación entera aguardan con esperanza a ser liberados de la corrupción. Sean factores de solidaridad y esperanza para todos ¡No se dejen corromper!¨, los instó el sumo pontífice.

Francisco, que iba a clausurar el encuentro organizado por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, tal vez molesto por la presencia de algunos miembros de la CGT que estos momentos pactan con el gobierno un ajuste que perjudicará a trabajadores y a jubilados, se excusó de no poder asistir mediante una misiva que fue leída por el ghanés cardenal Peter Turkson.

En la carta, Francisco manifestó que «así como en ocasiones la política es responsable de su propio descrédito por la corrupción, lo mismo ocurre con los sindicatos», al tiempo que los exhortó a impedir que «los intereses espurios arruinen su misión tan necesaria en los tiempos en que vivimos».

Tras pedir a los referentes del movimiento obrero que no caigan en el «individualismo colectivista», los llamó a «proteger solo los intereses de sus representados, ignorando al resto de los pobres, marginados y excluidos del sistema» y a «educar conciencias en solidaridad, respeto y cuidado» para fomentar «nuevos hábitos y políticas públicas».

«El trabajo no puede considerarse como una mercancía ni un mero instrumento en la cadena productiva de bienes y servicios» sino que, «al ser primordial para el desarrollo, tiene preferencia sobre cualquier otro factor de producción, incluyendo al capital», subrayó.

Francisco insistió en la necesidad de apoyar un desarrollo humano «integral» y, para ello, «una contribución válida» consiste en la conexión entre «las tres ‘T’: tierra, techo y trabajo».

«No queremos un sistema de desarrollo económico que fomente gente desempleada, ni sin techo ni desterrada. Los frutos de la tierra y del trabajo son para todos y ‘deben llegar a todos de forma justa'», afirmó citando la constitución postsinodal «Gaudium et Spes».

Más de 300 sindicalistas, entre ellos unos 25 representantes argentinos, participaron en el Aula Pablo VI durante este jueves y viernes en la cumbre sobre «El trabajo y el movimiento de los trabajadores al centro del desarrollo humano integral, sostenible y solidario»

Organizado por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, los participantes debatieron sobre los desafíos del mundo sindical a la luz de las encíclicas Populorum progressio (1967) y Laudato si’ (2015).

La delegación argentina estuvo compuesta por Héctor Daer, uno de los triunviros de la Confederación General del Trabajo (CGT) y el referente de la Corriente de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Esteban Castro, quienes disertaron el viernes 24.

También asistieron Pablo Micheli, secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma; Omar Viviani (Sindicato de Peones de Taxis), Roberto Baradel (docentes bonaerenses de Suteba), Francisco Gutiérrez (Unión Obrera Metalúrgica), Gerardo Martínez (Unión Obrera de la Construcción), Horacio Ghilini (docentes privados Sadop) y Julio Piumato (Judiciales), entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *