El martes próximo se conocerá el fallo por el asesinato de Solange Grabenheimer

La Fiscalía pidió hoy la prisión perpetua y la inmediata detención de Lucila Frend al acusarla del crimen de Solange Grabenheimer, ocurrida el 10 de enero del 2007 en su casa de Vicente López.

Frend irrumpió en un sollozo apenas escuchó el final del alegato fiscal pidiendo que la detengan si la consideran culpable.

El Fiscal Alejandro Guevara trató a Lucila de «psicótica» y sostuvo que hubo «alevosía y ensañamiento» cuando la acusada atacó con un arma blanca a Solange cuando «estaba durmiendo y sin poder defenderse».

Guevara sostuvo que el crimen ocurrió «entre la 1 y las 7» de aquel día, y específicamente sobre la 1, según la reconstrucción que hizo el médico Eugenio Aranda y los peritos que participaron en la audiencia.

«La encartada fue sembrando elementos a lo largo de su accionar para formar su coartada», sostuvo Guevara.

Para el fiscal, Lucila mostró «serios indicios de mendacidad» que frente a «la pluralidad de otros indicios» demuestran «que es autora penalmente responsable» del crimen.

Entre esas circunstancias, el fiscal aseguró que el atacante era zurdo, como Lucila, y que el hecho ocurrió en el horario en donde la acusada era la única compañía de la víctima.

En el caso, «no hubo robo, ni violencia ni signos de connotación sexual», resaltó el fiscal para rechazar la hipótesis de un albañil como asesino, tal como sugirió Frend.

Además, el fiscal recordó que, según los peritos, el mensaje del crimen fue aleccionador, en donde el asesino quiso decir: «Así vas a aprender».

Seis meses antes del crimen, recordó, el novio de la acusada, Pablo Barrera, quiso tener un affaire con la víctima; Solange se lo contó a su amiga y luego juntas le rayaron el auto y le pincharon las ruedas del auto. El fiscal remarcó que en aquel momento Lucila envió un mail a su ex diciéndole: «Me clavaste el peor de los cuchillos. Te voy a intentar matar fuera de joda. Nunca lo voy a perdonar».

Para el fiscal, Lucila guardaba «resquemor» con Solange y «no la había perdonado» «No es anecdótico que allí hablara de cuchillo y venganza. Y allí aseguró que ‘nunca lo voy a perdonar’ porque nunca creyó que Solange no hubiera tenido que ver», sostuvo el fiscal.

Al mismo tiempo, la fiscalía hizo especial hincapié en «la mendacidad de la encartada» mostrada desde el momento del crimen: «recuerda detalles insignificantes, pero llamativamente tiene amnesias lacunearias» El fiscal Guevara remarcó la conducta temerosa que mostraba Lucila y la necesidad de que la acompañaran a la casa; también aseguró que «la encartada no subió a ver el cuerpo» de Solange, «pero sabia como se encontraba» el cadáver.

Otro de los puntos que remarcó el fiscal fue la forma en la que la acusada ingresó a la computadora de Solange, pero días después le dio «mal» la clave del mail a los familiares de la victima.

También resaltó que cinco días después del hallazgo del cadáver Lucila mandó mail a los compañeros de teatro de Solange para contarles su muerte y que «alguien entró cuando me fui y la mató». Al fiscal le pareció sumamente sospechoso que una copia de ese mail también fue remitido a la casilla de Solange: «¿Para que lo lea quien? íPara que lo leyera la familia!» «Todos los indicios nos llevan a la autoría de la encartada en el hecho que luego creo una puesta en escena», dijo el fiscal que, antes de terminar su alegato, advirtió que no tenía ninguna animosidad contra la acusada, tal como se dijo mediáticamente.

En base a ello, reclamó la prisión perpetua de Lucila, por homicidio doblemente calificado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *