El «Loco» García nuevo Defensor del Pueblo de Avellaneda

El concejal Daniel García, conocido como «el loco» por sus ataques de violencia entre los que se cuentan haber agredido a un policía federal cuando le requirió se identifique y la documentación del vehículo, fue premiado por los concejales que responden al oficialismo con la Defensoría del Pueblo de Avellaneda.

Así, además de ser premiado con un cargo y seguir viviendo del Estado, será el garante de cuidar la «quintita» que deja su esposa María Laura Garibaldi, quien fue un enorme gasto para las arcas del municipio, con más viajes y gastos de representación que trabajo por los derechos de los vecinos.

Hace muchos años que la Defensoría del Pueblo es una especie de refugio para «ñoquis» municipales y el limbo donde nadie indaga, porque todos los concejales pueden proponer gente suya como empleados de una oficina donde no cabrían el 5% de los que en los papeles trabajan allí.

Quizás por eso ninguno de los concejales de la «oposición» a la fecha a reparado en los gastos millonarios de la Defensoría ni en el uso que se les asigna.

Si hay algo que dejó la gestión de Garibaldi ha sido ineficiencia, despilfarro y una profunda utilización en beneficio personal de los recursos de la oficina, llegando al extremo de utilizar la pauta comercial con algunos hambrientos medios locales que dicen hacer periodismo pero son un copy and paste de quien les pague, cuando para defenderse de acusaciones de ineficiencia laboral se escudó en una campaña en su contra. El tiempo demostró que además de ser poco afecta al trabajo es una enorme mentirosa.

Del «loco García» no hay mucho para agregar, hay quienes le temen por sus reacciones, por explotar con violencia teniendo poca capacidad para el diálogo y por muchas historias locales de amenazados por este, el mito es que le gustan las armas. Con todo eso, cuando prometió combatir el delito a los vecinos defraudó, o mintió o se le mojó la pólvora, nunca más se volvió a escuchar o leer por parte del hoy Defensor del Pueblo interés por la inseguridad.

Supo jugar a la rosca política, como empresario fue un fracaso y pocos recuerdan los escándalos por intoxicaciones de los comensales en Piñeiro, que lo salpicó.

Pero en su historial resulta curioso que el HCD de Avellaneda designara a García como Defensor del Pueblo ya que no solo cuenta con denuncias por agredir a hombres, sino que en un municipio que ha hecho de los Derechos de la Mujer un estandarte y lindos discursos contra la violencia de género, García en más de una oportunidad ha sido denunciado por agredir a mujeres, uno de los más resonante sin dudas fue el de Mercedes Vañasco, allá por el año 2011, quien era prosecretaria del HCD y también el concejal (MC) Alejandro Nimo, que aseguraba haber sido agredido físicamente por García en el HCD. La lista es víctimas de García es más extensa si tomamos a vecinos y comerciantes.

Hubo ruido con su postulación días atrás. El radicalismo salió a reclamar ese lugar para la oposición, argumentando que le corresponde, sin embargo la ordenanza que regula el organismo en ningún momento explicita esa situación. Esto permite al Intendente seguir ubicando aliado que hagan ruido a su gestión.

Para aliviar esta situación, semana atrás el HCD modificó la norma y agregó un segundo adjunto, de esta manera, García tendrá dos colaboradores aunque ninguno irá para el sector que lo reclamaba.

Esos cargos serán para el ex concejal radical Rodrígo Galetovich, hoy enfrentado a la conducción de la UCR y de Cambiemos local; y la segunda para Rodolfo “Rulo” Álvarez, ex dirigente del Frente Renovador de los primeros en saltar este año al bote de Ferraresi previo al armado del Frente de Todos.

Para ser justos, ni Galetovich o Rulo son una garantía para la defensa de los derechos de los vecinos, Rodrigo Galetovich ya como concejal votaba según su conveniencia y cuando digo conveniencia no hablo de su ideología política, sino de su ambición económica, lo hizo cuando les mintió en la cara a los trabajadores del Hospital de Wilde para luego ir y votar en contra de ellos y lo hizo cuando propuso que el municipio se haga cargo de una deuda de miles de pesos al Colegio Pío XII, donde curiosamente tiene fuertes vínculos, un colegio que es privado y de ninguna forma se justificaba los vecinos financien un lucrativo negocio. Del Rulo no es un secreto las denuncias en su contra que muchos vecinos han hecho durante años, de que tiene más interés en los derechos de gente de mala vida, que de vecinos trabajadores, su llegada es parte del acuerdo político de impunidad con el veterano ex concejal Armando Bertolotto, banca que hoy mantiene su esposa Mónica Edith Litza.

Si hay alguien en política inestable es Daniel García, fue y vino del PRO, apoyó a Gladys González y luego la denunció cuando no hubo un espacio y caja para él, en lo personal es una persona simpática y que sin dudas tiene una enorme experiencia política, pero en su contra carece de escrúpulos, es poco afecto a la fidelidad política, se mueve por beneficio personal y es de los políticos que si los dejas hablar te venden ese buzón que ni siquiera existe.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *