El Gobierno, decidido a intervenir la UOCRA de «Pata» Medina

  Ayer, el sindicalista de la Construcción dificultó e impidió la visita de Peña.

Es una preparación de guerra en sordina, mientras, miden fuerzas. El gobierno está decidido a intervenir el gremio de la UOCRA de La Plata que conduce Juan Pablo “Pata” Medina, pero todavía no encuentra vía legal y mucho menos la decisión política antes del comicio legislativo del 22 de octubre.

La previa es con mensajes consistentes: ayer, el “Pata” Medina dificultó e impidió la visita del jefe de Gabinete de Nación, Marcos Peña, a las obras hidráulicas de la capital bonaerenses para impedir una inundación como el 2 de abril 2013 que provocó la muerte de 89 personas. Es en respuesta a esta secuencia que alertó al gremialista: hace una semana, el juez de Garantías, Pablo Massi, ordenó a la fiscal Ana Medina el inmediato cumplimiento de desalojo de la toma de cinco obras de edificios por parte de la UOCRA. En la acción participó el ministerio de Trabajo provincial. Hasta allí, el “Pata” venía invicto, incluso cuando paralizó por tres meses 640 emprendimientos en esta ciudad en procura de mejores escalas salariales o cuando se impuso en un largo conflicto por trabajos en el ferrocarril Roca, en Gonnet.

La disputa se institucionalizó hace tres meses cuando en la Cámara de Diputados bonaerense, una audiencia con empresarios y el sector laboral vinculado a la construcción determinó el cuestionamiento al método “extorsivo” que utilizaría el sindicalista. Unos días después, desde la Asociación de Pymes de la Construcción de Provincia de Buenos Aires (Apymeco) explicaron que construir en la capital provincial es un 60 por ciento más caro que en el resto de la Provincia.

Aseguran en estos días que «muchas empresas dejaron de invertir en La Plata”. La obra privada –insisten- está paralizada. Y en este punto interviene la política: el municipio debió declarar desiertas varias licitaciones porque las empresas resisten algunas imposiciones de Medina fuera de convenio. ¿Cuáles? . Entre ellos pagar viáticos, ‘premios’ en dinero al finalizar la obra, contratación obligatoria de mujeres para ocuparse de la limpieza en obra y el servicio de comidas (Catering) con la empresa de un familiar del propio sindicalista.

Estas prerrogativas estaban asumidas y no contrariadas por el intendente anterior, Pablo Bruera, y por la administración de Daniel Scioli. Ambos tenían acordado una especie de “paz social” con el representante obrero. A cambio, en 2015 apoyó la presidencial de Scioli. En las PASO de este año Medina participó en el espacio de Unidad Ciudadana, de Cristina Kirchner.

“No es fácil confrontar con él. Maneja un poder que hace pesar en la calle y con violencia”, asumen en el macrismo.Todavía espanta, según estos comentarios, el enfrentamiento a tiros de UOCRA La Plata con Camioneros de Hugo Moyano, en 2006, el tortuoso traslado de los restos de Juan Perón a la quinta de San Vicente. Por eso, hasta ahora, la gobernadora María Eugenia Vidal sólo mantiene el tema en estado de latencia. En algún momento, se especuló con la pelea abierta. En campaña resultaba atractivo la imagen contrastada de la gobernadora con el “Pata”. Una alternativa era confrontar a la candidata a senadora de Cambiemos, Gladys González, con el sindicalista platense. González había registrado un paso exitoso con la intervención del SOMU, conducido por Omar “Caballo” Suárez, ahora preso. Algunos llegaron a asociar ese esbozo de estrategia con la audiencia en Diputados, cuya presidencia de Cámara corresponde a Manuel Mosca, esposo de la candidata. Pero, después relegaron el episodio a la mera casualidad.

Como en aquella oportunidad, el “Pata” Medina vuelve a defenderse ahora: “Apymeco está buscando la vuelta para evadir impuestos y perjudicar a los trabajadores y a los organismos de gobierno de la Provincia en cuanto a lo que se recauda, porque les sale muchísimo más barato trabajar de esa forma, es decir, que el empleado trabaje 110 horas en la quincena y en el recibo de sueldo le bajen a 60 horas. Quiere decir que están haciendo evasión de aportes en 50 o 60 horas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *