El gasto en salud asciende a 25.000 millones de dólares anuales, pero 43 % de la gente sólo tiene hospital público

El 43 por ciento de la población carece de obra social o prepaga, y debe atenderse en los hospitales públicos, mientras que el 65 por ciento de la tecnología médica disponible en el país se concentra en un radio de 60 kilómetros del centro porteño.

Esto refleja la desigualdad del sistema sanitario argentino, a pesar de que se gastan 25.000 millones de dólares anuales.

Los datos fueron presentados en el cierre del XIII Congreso Argentino de Salud que se realizó en Mendoza organizado por la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (ACAMI).

Según el secretario de ACAMI, Hugo Magonza, «ese 43 por ciento de la población sin obra social o prepaga tiene cobertura formal limitada en hospitales públicos», pero, por ejemplo, no puede contar con descuentos en medicamentos.

El informe reveló también que la distribución de los recursos tecnológicos en la Argentina muestra una gran desigualdad, porque el 65 por ciento de los laboratorios de análisis, y la aparatología de diagnóstico, como medicina nuclear, tomógrafos, resonadores y ecógrafos se encuentran en el radio de 60 kilómetros que rodea al Congreso. 

Advirtió Magonza que pese a gastarse este año 100.000 millones de pesos, un 25 por ciento más que en el 2009.

«Los recursos no se distribuyen con equidad entre la población», y mientras  las zonas metropolitanas concentran la mayor cantidad de médicos, los principales centros de atención y la última tecnología, en el interior estos servicios están muchos más menguados y dispersos», indicó.

Indicó que, «como promedio, cada persona aporta un equivalente de 250 pesos por mes, y una familia tipo destina a la salud alrededor de 1.000 pesos mensuales», y advirtió que buena parte de los fondos la gente los pone de su propio bolsillo, para pagar consultas médicas que se realizan en forma privada y en especial para la compra de medicamentos.

Por su parte, el representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Rubén Torres, confirmó que «el gasto en salud es uno de los más elevados de la región»,  aunque la atención es marcadamente inequitativa con «deficientes indicadores en mortalidad infantil, en menores de 5 años, y en mortalidad materna».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *