El alza en las expensas será elevado para dueños y más para los inquilinos

Doble ajuste de gas, agua, y luz para propietarios e inquilinos.

A esta altura de reducción de subsidios energéticos y la consecuente suba de las tarifas, los vecinos poco se sorprenden de las boletas del hogar que llegan con valores exorbitantes. Sin embargo, cierto asombro se espera para el invierno, cuando los incrementos de los servicios centrales de luz, agua y gas impacten en las expensas que, a pesar de los planes oficiales para bajarlas, siguen aumentando mes a mes.

Para propietarios e inquilinos de departamentos el ajuste es doble a nivel energético. Las facturas de servicios sobre el consumo del hogar se indexaron, entre noviembre de 2017 y abril de 2018, un 83% promedio la de la luz, un 108,5% la del gas y un 26% la del agua. Esos porcentajes se aplicaron de igual modo a los servicios centrales que se abonan a través de las expensas y que no consideran a aquellos en situación social vulnerable.

Si bien casi un tercio de los usuarios están alcanzados por la tarifa social, ocurre que ese beneficio no tiene injerencia en los servicios que utiliza el edificio. Es decir, aunque el Estado considere que un ciudadano necesita ayuda para pagar sus facturas, no lo protege de la misma manera a la hora del ajuste de los servicios centrales.

«Quienes tienen servicios centrales verán el problema del valor de las expensas tras el alza de tarifas. Por eso estamos pidiendo una tarifa especial para los edificios, no implica esto un subsidio sino tener en cuenta la especificidad del caso», explicó a Crónica el legislador porteño, Sergio Abrevaya (GEN).

Este planteo y otros tendrán fuerte visibilidad el próximo martes 19 de junio a las 20. Para esta fecha diferentes asociaciones de consorcios convocaron a un «ruidazo» a modo de protesta por los excesos que están enfrentando desde hace varios años los vecinos. La consigna es clara: «Bajen las expensas».

«También -continúa Abrevaya- es un tema a resolver cómo ayudar a aquellas personas que tienen tarifa social y no pueden transferirla a las expensas». En este punto, el legislador sostuvo que «es muy importante considerar que aquel que tiene tarifa social para los servicios de su hogar la necesita de la misma manera para los servicios centrales del edificio. Se podría tener en cuenta la cantidad de departamentos alcanzados con el beneficio y rever el cálculo de las facturas centrales».

Efecto dólar

Un punto insoslayable para evaluar el impacto de las tarifas en las expensas es la reciente devaluación de la moneda nacional casi un 30% en las últimas semanas. Los índices de actualización para el valor del gas y la luz se hacen cada seis meses y las metodologías de cálculo tiene un componente que es en dólares.

El próximo ajuste de la electricidad será en agosto mientras que de gas se realizará en octubre. El porcentaje de aumento dependerá (entre otros ítems) del valor que tenga el dólar en ese entonces.

«Una apreciación del dólar impacta también en el valor de los productos que necesita un edificio para su limpieza y seguridad. Pero sobre todo tendrá efectos sobre el valor de las tarifas», indicó Abrevaya.

Un plan en marcha

En enero se dieron a conocer los registros de la Asociación Civil de Administradores de Consorcios de Propiedad Horizontal (AIPH) sobre los niveles de morosidad en el pago de expensas. Al igual que en 2016, el porcentaje de endeudados durante el año pasado alcanzó en la ciudad de Buenos Aires a casi el 20% de las unidades funcionales: unas 600.000. Esta cifra aproximadamente duplica el porcentaje considerado habitual.

«Estamos en zona de riesgo», había alertado en ese entonces Adrián Hilaraza, el vocero de AIPH. Para fin de ese mes, el gobierno porteño presentó un plan de 14 medidas con el objetivo de reducir los costos operativos que tienen los consorcios de la propiedad horizontal en la Capital. En el anuncio se calculaba entre un 10% y un 20% de reducción sobre el valor de las expensas. Espaciar los controles, eliminar certificados innecesarios y dejar de obligar a los consorcios a darles vivienda a los encargados, se plantearon entre las prioridades.

Sin embargo, las expensas parecen seguir escalando. El año pasado alcanzaron un 34,7% de aumento, por encima de la inflación.

«Las expensas están muy caras y siguen subiendo. El gobierno abultó las expensas con requerimientos que son los que ahora se dispone a sacar», afirmó el legislador de la oposición.

 

Fuente: Crónica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *