Eduardo Peña, empleado municipal despedido por Hernán Doval

  Si hay hechos que demuestran quien es quien en la defensa de los derechos de los trabajadores, son las conductas de los líderes sindicales.

Hace tiempo que somos el único medio de prensa que se animó a describir la conducta del sindicalista Hernán Doval, un muchacho de familia acomodada, que supieron hacer fortuna por cualquier medio que les permitiera sumar dinero y poder.

Esa condición de “hijo de”, sumado al hecho de que el Cholito García lo puso bajo su manto, hicieron que este joven político tuviera más similitudes con Ricardo Fort que con Ubaldini por dar un ejemplo.

Son varias las historias sobre Hernán Doval y sus modales para con los trabajadores, un tipo que para muchos destila soberbia, además de que no camina la calle, salvo para la puesta en escena política, arman el escenario, sacan la foto y se sube rápido al auto.

Hoy, uno de las víctimas de la tiranía Doval es Eduardo Peña, un ex empleado de la Obra Social del STMA, que nos relata su experiencia con el Secretario General, hoy se desempeña en la Secretaría de Salud del municipio y no solo es grave que un Secretario General que dice y debe defender a los trabajadores lo persiga y descalifique por las redes sociales, sino también es una vergüenza que realice amenazas que luego borra para no dejar evidencias de su reprochable conducta.

Doval vive una realidad distinta a la de los trabajadores municipales, es un muchacho con rasgos de paranoia, algo que sus íntimos conocen bien y hasta se burlan, pero son los mismos que no dudan en sostener el circo y los arlequines del “señor”, personajes nefastos para los trabajadores y el patrimonio del sindicato como lo es Daniel Ferro, que no tiene problema alguno en entretener y adular al secretario general, los Doval hoy son un lastre, un tiro en el pie para el Cholito que le fue dando más espacio y poder, a alguien que apenas puede conducir con coherencia su vida.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *