Economistas y abogados se quejaron por publicación de datos del Central: «Viola el secreto bancario»

Rechazaron la difusión de los nombres de las personas que compraron más de 10.000 dólares y resaltaron que “fue el mismo sistema electrónico del BCRA el que habilitó las presuntas duplicaciones en la compra”.

El Banco Central (BCRA) publicó nombres de más de 800 personas que compraron durante septiembre más de los US$ 10.000 permitidos y obligó a las entidades financieras a pedir autorización en caso de que quieran hacer operaciones de cambio.

La decisión desató la polémica en las redes sociales, sobre todo de usuarios cuestionando la revelación de las identidades de quienes adquirieron divisas por encima del tope permitido.
Mediante la comunicación «C» 84797, el Central publicó un listado de personas que no podrán comprar ni vender dólares sin autorización del organismo.

Alcanza a las personas a las que el BCRA ya les había iniciado sumarios por haber comprado más de u$s 10.000 en este primer mes de vigencia del cepo cambiario.

La medida hizo que referentes del mundo económico y del Derecho manifestaran públicamente su rechazo.

“Señalar públicamente a alguien como infractor por defender su patrimonio, se asemeja más a comportamientos fascistas que a una democracia republicana”, dijo Roberto Cachanosky.

“Me trajo inmediatamente a la mente el escrache público que en su momento le hizo Cristina Kirchner al ‘abuelito amarrete’ en la época del cepo cambiario o cuando también ‘escrachó públicamente’ al empleado de una inmobiliaria haciendo pública su situación fiscal violando la ley al ignorar el secreto fiscal”, recordó.

El economista Diego Giacomini dijo que la medida fue obra de la Gestapo, en referencia a la policía secreta del régimen nazi, e ironizó en que ya ni siquiera la candidata del Frente de Izquierda, Myriam Bregman, se animará a calificar al gobierno de Mauricio Macri como liberal.

En esa línea, señaló que el Banco Central es un “instrumento de la casta política para avanzar sobre el individuo” y pidió cerrarlo.

Carlos Maslatón, aseguró que se trata de una violación del secreto financiero “ilegítima desde todo punto de vista porque no debería ser motivo de repudio que una persona quiera adquirir moneda extranjera”.

Jorge Haddad, abogado tributarista, cuestionó la violación del secreto bancario. “Cuando entra en el sistema financiero, la persona jurídica o humana se encuentra amparada por el denominado secreto bancario que implica una relación personal y excluyente entre la entidad financiera y la persona. No pueden publicarse sus datos o las operaciones que realiza con lo que al difundir las identificaciones personales y las operaciones realizadas como mínimo se está violando esa obligación, lo que debe ser considerado un hecho grave dentro del sistema financiero”, dijo.

Además, argumentó que no debería imputarse una infracción cambiaria a quienes superaron el límite porque “fue el mismo sistema electrónico del BCRA el que habilitó las presuntas duplicaciones en la compra”.

La circular dirigida a las entidades financieras sostiene que «en el marco del Decreto N°609/19 y de la Comunicación «A» 6770 y complementarias, mediante Resolución N°61/19, se ha dispuesto que, sin la previa autorización de este Banco, no deberán dar curso a operaciones de cambio, o en su caso, a su anulación, a nombre o por cuenta de esas personas».

Asimismo, el BCRA indicó que las personas que figuran en el listado «deberán abstenerse de transmitir al exterior las operaciones que se hubieren formalizado y que a la fecha se encuentren pendientes de aviso a los corresponsales».

En la noche del jueves, el BCRA ya había anticipado que comenzó a abrir sumarios para personas y entidades financieras que cometieron alguna «infracción» en el marco del nuevo esquema de control cambiario.

Fuentes de la autoridad monetaria indicaron que los datos son recaudados mediante un sistema que permite ver en tiempo real las acciones que se ejecutan en el sistema financiero, lo cual se complementa con un cruce de información con la AFIP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *