Duro informe sobre las muertes en el SPB

gorra SPBLa mayoría de los detenidos no tiene condena pero está condenado a enfermarse, e incluso a morir, por causas evitables. Adentro es más probable contraer tuberculosis que afuera. Y resulta difícil acceder a un turno en un hospital, a un preservativo y o un remedio.

En el sistema de encierro más grande de país los detenidos conviven con muerte y enfermedad. Por año, al menos 70 personas encarceladas en el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) mueren por causas calificadas como “no traumáticas” aunque en general se podrían haber prevenido.

La mayoría de estas víctimas tiene menos de 35 años. En su último monitoreo de los servicios de salud, el Consejo de Defensores, órgano que nuclea a los defensores generales de los distintos departamentos judiciales de la Provincia manifestó una alarma por la situación.

La entidad advirtió, que la tuberculosis aumenta entre la población carcelaria en proporciones “geométricas, si se comparan los datos en forma retrospectiva a cinco o diez años”, y que es “claramente superior” la posibilidad de enfermarse en la cárcel que en el medio libre.

Entre 2011 y 2012, 40 defensores realizaron rondas de inspección en todas las unidades penitenciarias del sistema provincial.

En cárceles que sólo tienen lugar para alojar a la mitad de los 29.000 detenidos bonaerenses las diversas enfermedades epidémicas se expanden por las celdas como humo.

Desde la asociación además se informo que las Unidades Carcelarias de la provincia no cuentan en su mayoría con un servicio medico acorde a las condiciones de encierro que sufren los detenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *