Docentes bajo la línea de pobreza, un desafío clave en la paritaria federal

Hay 250.000 maestros que no cubren la canasta.

El decreto 92/2020 es el paraguas bajo el cual regresa a escena la Paritaria Nacional Docente (PND). El primer capítulo se escribirá mañana en Palacio Pizzurno y con el ministro de Educación Nicolás Trotta sentado en la cabecera. Un trazo económico remarca ejes del encuentro hay 250.000 maestros y profesores a la fecha, con ingresos por debajo de la línea de la pobreza.

Tal como anticipó BAE Negocios, el Ejecutivo pondrá sobre la mesa el formato de suma fija, ya aplicado para trabajadores privados y un sector de los estatales. Para los docentes es prioridad «que la cifra sea remunerativa«, en tanto la división entre los cinco gremios nacionales sobrevive como un clásico sindical.

En Balcarce 50 reiteran prioridades: «hay que ordenar la economía». Una de las herramientas para reactivar el consumo es la incorporación de la suma fija a la negociación salarial. «Las cifras deben ser remunerativas, porque el Estado tiene que ser modelo. Una suma fija en negro será rechazada», adelantó Sergio Romero titular de la Unión Docentes Argentinos (UDA) y a cargo de la secretaría educativa de la CGT, quien la semana pasada se reunió con Trotta y Héctor Daer en Azopardo.

Cinco serán los sindicatos en la negociación colectiva, derogada con la firma de Mauricio Macri, en enero de 2018. Cuatro de ellos (UDA, Amet, CEA y Sadop) forman parte de la CGT y el restante pero el mayoritario, Ctera, se encuentra en la CTA. En las historias de las internas siempre hay más: Sadop (que representa a los docentes privados) y CEA, liderado por Fabián Felman, se encolumnan detrás de la Corriente Federal.

La representación en la mesa de negociación será asignada por el Ministerio de Trabajo de acuerdo a la cantidad de afiliados de cada gremio, aunque entre rezongos y grietas sindicales trasciende que «será una conformación política, donde las afinidades con Trotta no quedarán de lado».

Por fuera de esa discusión, Romero apuntó que el principal reclamo de UDA será que ningún maestro se encuentre por debajo de la línea de la pobreza. El Indec ya informó el costo de la Canasta Básica Total para una familia tipo trepó, en diciembre, a $38.960 y Romero apuntó que «tenemos a 250.000 docentes que cobran un salario inicial de $20.250».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *