DIVIDE ET IMPERA

La frase en la historia de la humanidad ha tenido diferentes interpretaciones por parte de los historiadores y los estudiosos de las lenguas, algunos la atribuyen al Emperador romano Julio César, y su estrategia política al respecto de cómo debía gobernarse a las colonias romanas para evitar la unión de estas contra el imperio y su frase “divide y vencerás”, esta forma sencilla de “control” consistía en otorgar a algunas colonias privilegios y acuerdos que otras no poseían con Roma, de esta forma se fomentaba la envidia y las peleas eran entre ellos, sin unirse contra su verdadero opresor, este resumen breve tal vez si lo analizan les parezca familiar.

Otros atribuyen su origen al tan actual autor Italiano, el Florencio Niccolò di Bernardo dei Machiavelli (Nicolás Maquiavelo) y su obra célebre entre los políticos argentinos “El Príncipe”.

Hay quienes encuentran el origen de la frase en el libro “La Guerra de los judíos” del autor Flavio Josefo, quien cita al Cónsul Aulo Gabinio.

Como sea, y eligiendo la opción que sea del agrado del lector, encontrarán que históricamente la frase ha sido aggiornada al momento histórico que corresponda, incluso a épocas actuales.

Una frase con tan pocas palabras, posee un impresionante PODER, el poder del ladino, del que debe conducir una empresa, una nación, un club o un banco, y conociendo sus limitaciones, su incapacidad para ser un líder carismático o bien, sus objetivos reñidos con los intereses generales de los que conduce o bien violando estatutos, reglamentaciones o leyes, recurre a la división como el mejor método de “control”.

Para ello, se vale de los métodos más variados, incluyendo la intriga, el soborno, la mentira, la desigualdad, la tentación de los ambiciosos, pequeños poderes delegados a resentidos que jamás fueron tenidos en cuenta, la delación y el chisme son las mejores herramientas para el divide y reinarás, obviamente esto hoy en día se complementa perfectamente con el uso de la tecnología y el espionaje de ajenos y propios, porque quien pretenda gobernar como los emperadores bien sabe que no se puede confiar en nadie.

Por estos días la CGI del Banco Ciudad, ha publicado el comunicado Nº 45 que vamos a reproducir, el cual advierte sobre unos suculentos “premios” para el personal más encumbrado y por ende mejor remunerado, sí es así como lo describe la CGI y lo perciben los miles de empleados del Banco Ciudad al leerlo, el premio mejor es para la élite del banco, pero esto poco tiene de ingenuo o de toma de decisiones de clase, es la mejor forma de blanquear el retorno de quienes permiten los negocios que se realizan en nombre del Banco Ciudad, pero que curiosamente dejan mejores beneficios económicos a empresas vinculadas a ellos mismos o bien vinculadas al Grupo Macri. Nada es al azar en la conducta de estos personajes que conducen el Banco Ciudad, han venido a ser una parte funcional a los intereses económicos de un sector burgués que como ya ha ocurrido en la historia de la humanidad, teniendo el dinero ahora van por el poder, para ello que mejor que financiar esas ambiciones políticas con entidades públicas y si fracasan las ambiciones políticas en el medio habrán hecho muy buenos negocios y continuarán en sus empresas “armando” nuevas estrategias.

Para que nuestros lectores sepan, no se trata solo de Federico Adolfo Sturzenegger, Juan Ernesto Curutchet, Emilio Lanza, Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, etc., sino de lo que estos personajes en turno representan. Y no es un modelo, un sector o un grupo de afinidad política de derecha, es mucho más que ello, porque para que esto funcione esta gente necesita de muchos, de abogados, de jueces, de empresarios, de políticos, de funcionarios  que sostengan esa estructura de poder y opresión que se arma con gente de los propios trabajadores o empleados. Saben todos ellos muy bien que solo los puede frenar la unión y la exposición pública de sus “negocios”.

Por eso lo que hoy necesitan los empleados del banco es tomar la decisión seria y madura de saber que quieren para ellos, lo sencillo es putear a los ineficientes premiados como el sheriff hot Labombarda, el eyectado “me quedo los vueltos”de la Policía Federal Eduardo Gutiérrez, al redheat boy de Curutchet, o al “Emperador” Sturzenegger.

Hoy tienen que buscar la unión, una unión que pueda soportar los ataques, los traidores y que sea capaz de exigirles a los que hoy los representan gremialmente a que trabajen por ustedes, a que dejen de ser tan tímidos para cumplir con su obligación sindical, no están ahí para estar de vacaciones y todo no se soluciona con comunicados cargados de ideología, los derechos laborales se defienden en la lucha, y la lucha no es violencia, es continuidad, es perseverancia, es movilización, es hacer público los actos de la CGI y los actos del Directorio y de los que conducen la institución.

El comunicado de la CGI Nº 45 consiguió que la Asociación Civil del Personal Superior del Banco de la Ciudad de Buenos Aires, tuviera que salir a respaldar a quienes ellos dicen tienen un compromiso diario de crecimiento con el banco, y termina firmando un comunicado en el que al parecer, nadie se animo a poner su firma, solo se lee la Comisión Directiva. Tan equivocado es este comunicado de esta asociación que poco sabe y tampoco le interesa realmente el banco, caso contrario hubiera confeccionado un comunicado serio, veraz y no la fantochada de negar que existen funcionarios del banco funcionales a firmar cualquier cosa, a facilitar dudosas licitaciones o compras directas, en ¿qué basan su defensa?, quien escribe hace tres años investiga irregularidades, y ha visto varias licitaciones plagadas de irregularidades o compras de elementos que luego el banco jamás utilizó y debieron volver a licitar para una nueva compra.

Por último, amedrentar a una CGI que informa, con la excusa de que se estaba filtrando información privada del banco y eventualmente se viola legislación vigente, sin especificar cuáles son esas normas, solo se puede interpretar como un “apriete” velado, por parte de la “asociación”. El final del comunicado es de lo más hipócrita, al hacer referencia a la inseguridad de los mencionados en el comunicado. ¿Será por este motivo que estos funcionarios son mentirosos a la hora de informar en las declaraciones juradas sus bienes?, ¿pesará en ellos más el tema de la seguridad que el cometer un delito al incumplir detallar los bienes.?

Indigna semejante acto de cobardía por parte de esta “Asociación” el defender lo indefendible, sin siquiera alguien que se haga cargo de firmar un documento que engrandece el comunicado de la CGI.

Concluyendo, es hora de que estos personajes negros que conducen el banco empiecen a preocuparse, vamos a ir publicando para que cada uno sepa el verdadero patrimonio de los que conducen el banco para que nadie se crea que son simples trabajadores preocupados por el futuro del banco, también verán como desde su trabajo en el banco muchos tuvieron un crecimiento patrimonial injustificado, el medio El Guardián se quedó muy corto con lo publicado del Vicepresidente Curutchet, tal vez porque el mail del funcionario suplicando que no publique la nota tenga en el futuro alguna pauta publicitaria, porque yo no creo hoy en la lástima.

Chicos/as, rómpanle las pelotas a Pepe, él les pidió que lo elijan, los buscaba, los juntaba en reuniones y hasta organizó alguna choriceada, ahora que la gremial trabaje por ustedes, nosotros como medio estaremos acompañando las acciones justas y repudiando las que consideramos no benefician a los empleados. Todo imperio históricamente cayó por la incapacidad de sus conductores de escuchar y respetar a los de abajo y este imperio en el Ciudad y sus secuaces tiene fecha de vencimiento.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

2 comentarios de “DIVIDE ET IMPERA

  1. Que cara de garca y tonto, por algo salió como rata en el gobierno de De La Rúa y terminó procesado, no nos extraña que con sus amigotes y jefes políticos quieran vaciar el banco para rematarlo a sobre cerrado, por algo lo pusieron al flaco Leiza donde esta. ¡¡¡¡¡¡Vamos que la victoria está cerca!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *