Diego Malito y la política idiota

El concejal de Juntos por el Cambio de Avellaneda, Diego Adrián Malito ha pasado su gestión como legislador local más horas en campaña que ejerciendo su trabajo, para el cual se supone lo votaron los vecinos.

Si bien el ejercicio de la política en un político es lo correcto, utilizar el cargo para ello es reprochable e inaceptable.

No es la primera vez que debo dedicarle alguna editorial al concejal en lo que a salud se refiere, ya que este es el presidente de la comisión de salud del HCD de Avellaneda, pero sí es la primera vez que responde a una recomendación de mi parte en las redes sociales.

Dentro de su derrotero por los hospitales del partido de Avellaneda, Malito y el resto de impresentables concejales del PRO, CAMBIEMOS hoy Juntos por el Cambio, no ahorraron dinero en pagar a medios locales para difundir sus fotos en los hospitales celebrando mejoras, agradeciendo a la gobernadora María Eugenia Vidal y afirmando que ahora los vecinos tienen atención digna y hospitales con mejoras.

La realidad es que la atención nunca mejoró, las guardias siempre tuvieron demoras e incidentes con los pacientes y las mejoras estéticas se realizaron en pequeños sectores, en hospitales de grandes dimensiones mejorar 4 o 5 consultorios no es algo para celebrar, mucho menos si a pocos meses de inaugurados los consultorios ya están sucios y deteriorados, como es el caso de la guardia del Hospital Presidente Perón que pintaron los consultorios de la guardia, construyeron más boxes con materiales removibles, pero no hay personal de limpieza permanente y tanto las paredes, como las mesas, sillas y fundas de camillas están manchadas de sangre o fluídos.

Pero la cuestión se agrava cuando falta personal profesional o en los casos agudos, especialmente en lo que a pediatría se refiere, podríamos decirle a la señora Vidal CON LOS NIÑOS NO, el 29 de junio del 2019, concurrí a la guardia del hospital Perón por el pedido desesperado de una familia ya que su hijo Bruce de 8 años necesitaba un traslado urgente para sobrevivir porque el hospital no contaba con los medios para tratar su patología, la burocracia y la falta de interés ponían en riesgo la vida de Bruce, por lo que fui al lugar y subí un video a las redes, que ayudo a que se concrete el traslado, por eso que tienen los políticos de hacer para desmentir.

Ahora el 22 de agosto del 2019, una publicación denunciaba que un menor con discapacidad murió en el Hospital de Wilde por la demora en un traslado que le hubiera salvado la vida, Lucas de tan solo 13 años, murió esperando un simple traslado, no necesitaba un helicóptero, sino un traslado y una cama en terapia intensiva donde pudieran tratarlo.

De esto ninguno de los concejales de Juntos por el Cambio hablo, mucho menos el candidato a intendente Luis Otero, que pretende vender la imagen de un vecino más, bueno si no te preocupa la vida de los niños vas muy mal Otero.

Hace poco publiqué una editorial por la pésima atención en el Hospital Perón donde agregué solo algunas fotos y resta el video de como médicos y enfermeros pasean por los pasillos de la guardia mientras le dicen a los pacientes que esperen porque están con urgencias, incluso algunos hasta escuchan música con auriculares, en esa nota aporto una foto de las publicidades del propio Malito donde rechazan acusaciones contra el hospital y muestran orgullosos las «obras».

Luego de la indignación por la muerte de Lucas, Malito postea invitando a los vecinos a realizar trámites administrativos y arenga a dar vuelta el resultado de las PASO, pero no encuentro nada sobre la muerte del niño en el Hospital de Wilde, por lo que le recuerdo que está bueno hacer política, pero que también se ocupe de trabajar como concejal.

Primero me llegaron dos notificaciones de Facebook que Diego Malito había respondido mi comentario, pero al ir a la respuestas las mismas fueron eliminadas y entonces me llega un mensaje por privado, el que respondo y la respuesta de Malito es más que insólita.

Textualmente se desentiende del tema, resulta que ahora, el Hospital de Wilde, donde se sacaron fotos y agradecían a la gobernadora es un tema de la provincia donde la comisión del HCD no tiene injerencia y me invita a mí, el presidente de la comisión de salud a comunicarme con los 3 directores, digo creo que el concejal es él y es su trabajo en todo caso comunicarse con los directores a los que conoce y tiene sus números de celular, algo que yo no tengo y tampoco cobro por ello como Malito, sino que renuncie y deje el cargo a alguien que entienda su trabajo y tenga ganas de hacerlo.

Le hago una breve reseña de lo que me motiva, que no es personal ni político ya que he denunciado varias veces al secretario de salud de Avellaneda el Dr. Parrilla cuando le corresponde, que no es en este caso responsabilidad, su respuesta es inadecuada, incoherente y sin nexo con el intercambio de mensajes, me dice entiendo tu postura y la respeto, Evita los insultos y agravios verbales, bueno, celebro que un obtuso sepa escribir «Evita» no debe ser fácil, pero estimo menos para Evita, por otro lado la falta de argumentos es preocupante y hacerte la VISTIMA cuando no corresponde no te queda bien, leí varias veces el intercambio buscando alguna puteada porque la indignación me hace putearlos y eso no quita mérito o argumento a mis opiniones porque están fundadas y las puedo exponer, pero no me das opciones Diego Malito para definirte, ya que si vos me subestimas, me respondes como si fuera un idiota, debo decirte que el idiota sos vos, que no resistís el archivo, que te relacionas con un cura repudiado y con más ruido que un cascabel, pero peor aún, te vendes como un católico practicante y te olvidas que mentir es pecado y que hay pecados capitales.

Vos Malito, Otero, Marciano, Vinagre, Romero y el resto de concejales de Juntos por el Cambio son unos irrespetuosos, se burlan del vecino, tienen «asesores» en negro, nosotros no nos conocemos pero todos los otros sí, preguntales a ellos si estoy equivocado, preguntales si me vas a venir a correr con psicopateo barato, yo no soy complemento de nadie.

Ponete a trabajar por los vecinos, sino siempre podés renunciar y dedicarte solo a hacer campaña, pero no mientras cobrás un sueldo para representar y trabajar por los vecinos, también espero no volver a ver fotos de reuniones alegres con directores de los hospitales de Avellaneda, porque si no tenés nada que ver en lo malo, menos en lo bueno, eso habla muy mal de vos como persona si solo estás en las buenas.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *