Diego Malito y el arte de «predicar moral con la bragueta abierta».

Si existen razones por las cuales la Iglesia Católica Apostólica y Romana ha perdido gran número de fieles, es por la hipocresía de algunos pícaros que se suelen arrogar ser la voz y la cara de la comunidad religiosa.

El concejal por CAMBIEMOS Avellaneda Diego Malito, además de ser un pésimo legislador, presidente de la comisión de salud del HCD, poco ha hecho por mejorar la vida de los vecinos de Avellaneda, al igual que el resto de su bloque, están más preocupados en la campaña constante que en trabajar de verdad.

Si bien, la casi totalidad de los concejales, solo se ocupan de sus propios intereses políticos y económicos, pocos llevan las banderas de la fe y dicen pregonar desde la religión la lucha contra la corrupción, la codicia y la injusticia crean desigualdad y división.

Parecería que o Malito es un completo naif o incompetente, ya que vive rodeado de personajes movidos por la codicia, la corrupción y la injusticia, le enumero algunos casos, Sebastián Vinagre, Maricel Marciano o su referente religioso el padre Fernando Abraham, sobre quien recaen graves reproches por su trabajo eclasiástico o el destino de algunas donaciones que tenían como destino la Iglesia, pero especialmente, sus dichos en favor de Juan Dhartés acusado de violación a una menor y sus reprochables palabras a la víctima Thelma Fardín.

Por esta clase de personajes, por los que suelen reunirse con el Obispo de Avellaneda-Lanús Monseñor Rubén Oscar Frassia, con políticos y funcionarios que han hecho de la mentira su medio de vida, es que como se ve en la foto, son contados con los dedos de la mano los fieles que participan activamente.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *