Detuvieron a un ex Juez federal condenado por abuso sexual y amenazas a empleados de su tribunal

Es José Charlín que estuvo al frente del juzgado de Santa Rosa. Fue condenado a cinco años de prisión. Quedó preso en la cárcel de Ezeiza.

El ex juez federal de La Pampa José Antonio Charlín fue detenido ayer y cumplirá una condena de cinco años de prisión por abuso sexual y amenazas a empleados del tribunal que tuvo a su cargo en 2013.

Fuentes judiciales informaron que el Tribunal Oral Federal de La Pampa ordenó la detención de Charlín, quien ya se encuentra alojado en la cárcel federal de Ezeiza.

El Tribunal Oral condenó en mayo del año pasado a Charlín a cinco años de prisión y a 10 años de inhabilitación para ejercer cargos públicos por los delitos de amenazas, amenazas coactivas agravadas, amenazas en situación de violencia de género, abuso de autoridad y malversación de caudales públicos, abuso sexual en grado de tentativa en situación de violencia de género y daño por romper parte del mobiliario del juzgado.

Los jueces Luis Salas, Orlando Coscia y Carlos Grosso dieron por probado que Charlín tocaba a una secretaria con la excusa de saber de qué material era su ropa, le hablaba de sus pechos y le pasaba la mano por la espalda hasta la cintura. A otra secretaria le gritaba, la insultaba y en una oportunidad la tomó por la espalda y le puso una trincheta en el cuello. A empleados de la secretaría electoral del juzgado les preguntó qué afiliación política tenían y los amenazó con echarlos. También amenazó al periodista de El Diario de la Pampa Adrián Pascual: lo sacó del edificio judicial bajo la advertencia de que se tenía que portar bien porque tenía el ejército a disposición para echarlo.

La prueba central del juicio fue el testimonio de los empleados del juzgado que relataron el clima hostil y de violencia en el que trabajaban.

En 2013, Charlín tenía por delante una carrera judicial. El Senado había aprobado su pliego como juez federal titular de General Pico. Pero como el juzgado todavía no estaba habilitado fue nombrado como suplente en el juzgado federal de Santa Rosa, que se encontraba vacante y es uno de los más importantes de la provincia. Además de investigar el crimen organizado -narcotráfico, trata de personas, lavado de dinero- se encarga de organizar y controlar las elecciones de la provincia.

Charlín asumió en mayo de 2013 y en agosto el Consejo de la Magistratura -el órgano encargado de investigar la conducta de los jueces nacionales y federales- lo removió del cargo tras las denuncias del gremio de empleados judiciales y de la Cámara Federal de Bahía Blanca. El Consejo abrió una investigación para enviarlo a juicio político. Charlín renunció en julio de 2016 al juzgado de General Pico.

La condena también fue por malversar 32.970 pesos del juzgado para comprar sillones, una televisión full hd de 32 pulgadas, un reproductor, un escritorio, un equipo de música y sanitarios.

En el juicio Charlín dijo que los hechos que se le imputaban no eran delitos, sino destratos o actitudes desubicadas que debían resolverse a través de una vía administrativa.

La Cámara Federal de Casación Penal confirmó en diciembre pasado la condena. Y ahora rechazó la apelación de Charlín para llegar a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El caso volvió al Tribunal Oral de Santa Rosa, que por mayoría ordenó la inmediata detención del ex magistrado. Los jueces Coscia y Grosso entendieron que con el rechazo de la apelación la condena ya estaba en condiciones de ser ejecutada. El camarista Salas sostuvo que todavía estaba pendiente otra apelación de la defensa. Se trata de un recurso directo ante la Corte Suprema que Charlín puede presentar.

La Policía Federal detuvo ayer Charlín en su domicilio de la provincia de Buenos Aires. Tras los trámites de rigor, el ex juez quedó a disposición del Servicio Penitenciario Federal que lo alojó en la cárcel federal de Ezeiza. Primero fue llevado al Hospital Penitenciario Central (HPC) de la unidad para que le practiquen estudios médicos y luego quedará en un pabellón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *