A los adolescentes que iban a tomar clases particulares de matemática a su casa les ofrecía plata para participar como modelos en sesiones fotográficas supuestamente artísticas. Pero luego, les subía la oferta de pago a los menores pero –esta vez– para que se saquen la ropa y se vistan con disfraces sadomasoquistas . Finalmente, luego de una investigación que incluyó escuchas telefónicas, seguimientos y allanamientos, el abusador fue detenido.

Para sorpresa de los investigadores, el acusado (de 50 años) es un Capitán de Fragata de la Armada Argentina que presta servicio en el área de sistemas del Estado Mayor Conjunto. Por el caso también fue detenido un hombre de 30 años .

Los dos hombres están acusados de armar y producir pornografía infantil , delito que tiene una pena de hasta 6 años de cárcel.

La investigación  empezó a mediados de septiembre cuando un psicopedagogo denunció que un paciente suyo (un adolescente de 15 años) presentaba trastornos relacionados con abuso sexual .

“El chico empezó a tomar clases particulares de matemática y un día su profesor le ofreció pagarle 250 pesos para participar como actor en sesiones fotográficas . El chico aceptó la propuesta tentado ante la facilidad para obtener dinero. Pero durante las sesiones el hombre le ofreció darle más plata para que exhiba sus partes íntimas y vestido con ropa sadomasoquista”, denunció el psicopedagogo.

El caso empezó a ser investigado por la Policía Metropolitana. Los investigadores primero ubicaron al supuesto abusador y hablaron con los vecinos del edificio donde vive, que está ubicado en avenida Belgrano al 2100, en Balvanera.

Con los datos aportados por los vecinos, los investigadores se enteraron que el marino había hecho participar de una sesión de fotos a otro chico de 15 años que vive en su mismo edificio .

“Mediante escuchas telefónicas determinamos que el sospechoso hablaba con un hombre de 30 años que trabajaba como empleado de una santería del centro porteño. Con éste sospechoso el profesor de matemática conversaba para decidir sobre los chicos que iban a fotografiar ”, aseguró un investigador de la Metropolitana.

Según las fuentes del caso, los imputados realizaban las sesiones fotográficas en tres lugares distintos : en la casa del marino, en el departamento del otro sospechoso detenido, ubicado en Pichincha al 1000, y en un Fotoclub (del cual el marino es socio) ubicado en la calle Hipólito Yrigoyen, en el barrio de Monserrat.

Luego, por orden del Juzgado Penal Contravencional 8, se hicieron cinco allanamientos: en la casa del capitán de Fragata, en el garage (de Rincón al 400) donde guardaba su Volkswagen Gol rojo; en el departamento del empleado de la santería; en las oficinas donde trabaja el militar (en el Ministerio de Defensa de la Nación) y en el estudio donde realizaban sesiones fotográficas con los menores.

En el primer allanamiento, los peritos de la Metropolitana encontraron 1.500 fotos en papel en las cuales los actores resultan ser menores de edad; negativos fotográficos; 120 películas pornográficas en las que los protagonistas son menores de edad y una cámara Nikon que era utilizada por el marino para las sesiones.

“En esos procedimientos encontramos fotos de 2009 del chico que vive en el mismo edificio que el marino, posando sin ropas. También, imágenes del adolescente que es paciente del psicopedagogo que hizo la denuncia y de un menor del que el marino acusado sería el padrino . Entre otras cosas se secuestraron látigos, sogas, disfraces y dos armas”, aseguró un investigador.