Detienen a hacker que realizó ataque informático al Senado de EE.UU. y la CIA

Ryan Cleary, un joven de 19 años, es el principal sospechoso en el caso.Podría ser extraditado a Estados Unidos y condenado a 10 años de prisión.

Ryan Cleary, detenido por la policía británica por una supuesta vinculación con los ataques del grupo de piratas informáticos Lulzsec, podría ser extraditado a Estados Unidos para responder por los ataques contra la CIA y el Senado norteamericano.

Si se confirma la extradición, el joven Ryan Cleary podría ser condenado hasta a 10 años de cárcel por la justicia de Estados Unidos.

Ryan Cleary fue detenido el martes en una operación conjunta de Scotland Yard y el FBI. Las autoridades acusan al joven de haber participado en los ataques de Lulzsec contra los sistemas informáticos de la CIA y el Senado de Estados Unidos y contra una agencia de Inteligencia del Reino Unido, conocida como SOCA, según despacho de Europa Press.

Por el momento no se conoce la declaración del joven detenido ni se ha confirmado que pertenezca a Lulzsec. El grupo de piratas informáticos ha asegurado que el detenido no es miembro de la organización.

Según el diario británico The Telegraph, Estados Unidos podría pedir la extradición de Ryan Cleary para que responda en los tribunales norteamericanos por los ataques contra los sistemas afectados. La justicia de Estados Unidos podría solicitar una pena de hasta 10 años de cárcel para el pirata informático por las acciones realizadas.

Estados Unidos y el Reino Unido tienen un convenio de extradición que facilita el intercambio de presos y sospechosos. No es la primera vez que los dos países valoran la posibilidad de extraditar a detenidos relacionados con delitos informáticos. La semana pasada se conoció que Estados Unidos había solicitado que un estudiante británico acusado de derechos contra el copyright respondiese a las acusaciones ante un tribunal de ese país.

El proceso de extradición se produciría después de que el detenido responda a las acusaciones de la justicia británica, que podría tomar medidas por el ataque a la agencia de inteligencia británica SOCA.

De esta forma, después de cumplir la pena impuesta en el Reino Unido, el joven tendría que acudir a Estados Unidos para defenderse de las acusaciones que le vinculan a los ataques de Lulzsec contra los organismos norteamericanos.

Una fuente relacionada con el caso ha asegurado al diario inglés The Telegraph: «La investigación de sus actividades había sido realizada por el FBI y parece probable que sea extraditado a los EE.UU. para que puedan hacerle preguntas sobre los ataques a sitios web de Estados Unidos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *