Detienen a cinco personas que decían hacer tareas de inteligencia para el Ministerio de Seguridad de la Nación

Se hacían pasar por trabajadores del Ministerio de Seguridad y hacían operaciones de inteligencia. Se investiga a quién respondían.

Ante un escena política ya compleja, se suma otro capítulo que parece proveniente de una película de Hollywood. Y si bien el espionaje es un elemento central, la punta del iceberg comenzó con «sueldos atrasados». Quien lo reclamó hace casi un año, Darío Fernando Barrionuevo, decía haber realizado «actividades de inteligencia» y la petición fue hecha ante el Ministerio de Seguridad.
Fue en esa cartera, conducida por la ministra Nilda Garré, que detectaron que los recibos y la documentación presentados por el presunto espía eran falsos y, según fuentes del Ministerio, no pertenecerían a ese organismo. De inmediato, se decidió llevar el caso ante la Justicia, tal como cita el diario La Nación.

En consecuencia, la Justicia dispuso la detención, realizada este miércoles, de otros cinco presuntos espías tras una larga investigación de una «red de espionaje ilegal» que incluyó seguimientos a marchas gremiales, políticos e incluso las pasadas elecciones a jefe de Gobierno porteño, donde se detectó que estas personas habrían hecho «tareas de inteligencia política» con autorizaciones que llevaban una firma falsa de la ministra.

Como parte de la causa se realizaron además tres allanamientos, en los que se descubrieron armas, credenciales falsas de periodistas e incluso una estructura para el espionaje que fue descripta como una «SIDE paralela».

Los detenidos son Gustavo Godoy, Fabián Teplitzky, Juan José Mansilla, Dora Mansilla y su pareja Carlos Sivori, quien, según los detalles dados por Barrionuevo, era quien daba las órdenes de la operación junto con su mujer. Barrionuevo había revelado que durante cinco meses estuvo a cargo de Sivori y Dora Mansilla.

Tras unos meses de de trabajo solicitó a Gustavo Godoy, quien se presentaba como un supuesto secretario general del Ministerio de Seguridad, un pago por viáticos adeudados. Con motivo de ese reclamo, recibió un cheque por $36.400 que se le endosó contra una cuenta de Teplitzky.

Entre las tareas de espionaje que realizó, detalló entrevistas con políticos, ante los cuales se presentó como un presunto corresponsal extranjero, seguimiento de marchas piqueteras y protestas gremiales, la investigación de dirigentes del interior del país y trabajos durante las elecciones a jefe de Gobierno porteño, así como la campaña presidencial de Eduardo Duhalde.

Esta jueves, el juez federal Norberto Oyarbide comenzará a tomar declaración a los detenidos, en donde uno de los puntos clave a dilucidar es para quién trabajaba esta presunta «SIDE paralela».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *