Denuncian que joven hallado bajo un puente fue asesinado

hincha-de-River-muerte La familia de Juan Ignacio Lagos, de 26 años, cuyo cuerpo fue encontrado debajo del puente contiguo al estadio de River, sostiene que se trató de un homicidio. “No era barra ni se suicidó”, señaló su hermano.

Familiares y amigos del joven que apareció muerto debajo del Puente Labruna, en inmediaciones del estadio Monumental, cuando había concurrido a presenciar el partido entre River Plate y Guaraní de Paraguay por la semifinal de la Copa Libertadores, denunciaron que se trató de un homicidio, descartándose la hipótesis de un suicidio, tal como indicaron, inicialmente, los investigadores del caso.

Durante el sepelio de Juan Ignacio Lagos, de 26 años, que se llevó a cabo en una cochería de la localidad de González Catán (donde residía con su familia), se escucharon voces de disconformidad con la investigación del hecho, saliendo al cruce de que se tratara de un barrabrava del equipo «millonario» y afirmando que «fue a ver sí conseguía alguna entrada en la reventa y como no pudo, se quedó afuera de la cancha y fue a comprarse un paty, pero nunca volvió al lugar donde estaba el grupo de sus amigos».

Cabe recordar que voceros policiales señalaron que el cuerpo sin vida del joven (vestido con una campera deportiva de color negra con insignias de River Plate, un pantalón azul con el escudo de AFA y una camiseta de la Selección Argentina) fue hallado en la madrugada del miércoles, debajo de la estructura del Puente Angel Amadeo Labruna, que cruza la avenida Lugones, conectando a Udaondo con el predio de la Ciudad Universitaria.

«Horas después de terminado el partido, personal de la comisaría 35ª de la Policía Federal fue avisada sobre la presencia del cadáver y tras las pericias de rigor, fue identificado como Juan Ignacio Lagos, de 26 años y domiciliado en González Catán del partido de La Matanza», precisaron.

La causa de su deceso fue asfixia y en tal sentido manifestaron que encontraron un cordón de su pantalón anudado al cuello. Por lo tanto, hubo quienes se inclinaron por la posibilidad de un suicidio, pero por el relato de los compañeros con los que fue a la cancha, luego respaldado por su familiares, no existía ningún motivo para que pensara en quitarse la vida. En consecuencia, la causa caratulada como «averiguación de causales de muerte» podría pasar a ser investigada como un «homicidio».

«Mi hermano era un pibe de oro, tenía pasión por River. No era barrabrava, ni se suicidó, alguien lo mató y por eso, pedimos que se haga justicia por Juan», escribió su hermano Alberto, en la red social Facebook, donde la familia recibió decenas de saludos y condolencias por lo sucedido.

«Juan no había conseguido entradas y fue hasta el Monumental a comprar una en la reventa. En definitiva, no pudo entrar y se quedó afuera, alentando junto a otros cientos de hinchas, hasta que en cierto momento, les dijo a sus amigos, que iba a comprarse un paty y desapareció. Lo buscaron por todas partes, pero nadie sabía nada de él, hasta que nos llamaron para avisarnos que lo encontraron muerto», expresaron los familiares durante el velorio.

Para todos los allegados a Juan Ignacio Lagos no existen dudas sobre que se trató de un crimen y reclaman para que los investigadores del caso trabajen en base a esa hipótesis, descartando el suicidio y sin ahondar tampoco en un presunto enfrentamiento entre barrabravas, debido a que «sólo era un hincha fanático de River, pero no era violento, ni iba a la cancha a hacer líos«.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *