Denuncian a Cheeky por despidos ilegales

  Se trata de un ajuste presupuestario por las bajas en las ventas de la firma. Se tomó la polémica determinación ante el desplome del consumo, que también afecto a la marca de la primera dama. Desde los gremios denuncian que las suspensiones están enmarcadas fuera de lo legal.

En un ajuste presupuestario, Cheeky, la compañía de la primera dama, Juliana Awada, suspendió a 70 trabajadores y no les garantiza la continuidad laboral a los vigiladores. Esto resulta ilegal por no haber iniciado el procedimiento preventivo de crisis.

La empresa productora y vendedora de ropa infantil de la primera dama se ampara en supuestos recortes de gastos para dejar sin cobrar desde hace dos meses a los vigiladores de “High Top Segurity”. Tampoco les garantiza la continuidad en sus puestos de trabajo.

“Las suspensiones resultan absolutamente ilegales, porque la empresa no inició el procedimiento preventivo de crisis previsto por ley para este tipo de situaciones”, comunicó la CTA de los Trabajadores.

El Sindicato de Trabajadores de Vigilancia Privada (STVP) manifestó su absoluto repudio a la compañía de seguridad y denunció la maniobra al Ministerio de Trabajo de la Nación. “No vamos a permitir la ganancia empresaria a cambio del hambre de los vigiladores”, aseguraron. Por esto, realizaran una marcha el jueves a la mañana a la puerta de Cheeky, en San Isidro.

La situación de “Cheeky” es similar al de otras tantas empresas que venden indumentaria en nuestro país, fue alcanzada por una fuerte caída del consumo.

La gravedad del manejo en las suspensiones se suma ahora a una “antigua” marca que pesa sobre la primera dama, ya que fue puesta en la mira en varias ocasiones por sospechas de recurrir al denominado “trabajo esclavo” mediante talleres clandestinos de costura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *