De prostíbulos y probabilidades matemáticas

Durante la última semana del mes de julio 2011 se supo que el juez de la Corte Suprema de Justicia de la Argentina, Dr. Raúl Zaffaroni, tiene alquilados seis departamentos donde funcionan sendos prostíbulos.

En su descargo, el juez declaró que no conoce a los inquilinos, y que los alquileres son manejados por terceros.

 Es interesante calcular la probabilidad de que, por pura casualidad, de seis departamentos alquilados los seis sean usados como prostíbulos.

 Para calcular esta probabilidad es necesario conocer la probabilidad P de que un departamento alquilado cualquiera sea usado como prostíbulo. Por ejemplo, si de cada diez departamentos alquilados en la Capital Federal uno es un prostíbulo, entonces P=1/10=0,1.

La probabilidad P=0,1 es demasiado grande; este valor de P indica que, en promedio, en cada consorcio de la Capital Federal funciona un prostíbulo. De acuerdo a la ONG La Alameda funcionan en Capital 600 prostíbulos, y es obvio que existen más de 600 consorcios en Capital.

Supongamos que la chance de que en un departamento alquilado funcione un prostíbulo sea una en cien, es decir, P=0,01 (aproximadamente, uno cada diez consorcios).

 Si las chances de que en un departamento determinado funcione un prostíbulo es independiente de la chance de que en otro departamento a elegir también funcione un prostíbulo (es decir, son eventos independientes), la chance de que en ambos funcione un prostíbulo es PxP. De esta forma, si uno considera la chance de que N departamentos elegidos al azar todos sean alquilados por proxenetas, la probabilidad de que esto suceda es PxPxP…P N veces, o sea P elevado a la N potencia.

Si P=0,1, la chance de que los seis departamentos del Dr. Zaffaroni sean prostíbulos por puro azar es 1 en un millón. Si usamos el valor más razonable P=0,01, las chances de que por casualidad en los seis departamentos existan prostíbulos es ¡1 en un billón!… una cifra realmente astronómica: la distancia de la Tierra al Sol medida en cm. es 15 billones de cm. (1 billón es un 1 seguido de 12 ceros).

Conclusión: o el Dr. Zaffaroni tuvo mucha mala suerte al alquilar sus propiedades, o alguien sabía algo.

 
Dr. P. N. Safier
Astrofísico
pedro.n.safier@gmail.com

Fuente:Periódico Tribuna de Periodistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *