Cuñanda de Rodrigo González: «Yo vi al asesino con el arma en la mano y podría reconocerlo»

A una semana del homicidio de Rodrigo González, un hombre de 35 años asesinado en una casa de Temperley, la familia empapeló varias zonas de Lomas de Zamora con su rostro y afirmaron que si bien aún no hay detenidos, la Policía tiene información de las características de los responsables. Soledad, cuñada de Rodrigo, sostuvo: “Yo vi al asesino con el arma en la mano y en caso de que lo encuentren podría reconocerlo”. 

Según lo relatado, la familia de la víctima tiene gran expectativa de que el responsable del disparo que terminó con la vida de Rodrigo sea detenido debido a la información que se aportó del hecho y las características físicas del asesino. 

“Siguen trabajando en el caso. Tienen datos que son claves para hallar al tipo. No nos dijeron datos específicos pero tienen la cara porque hay filmaciones y todo”, apuntó la cuñada de la víctima. Si bien por ahora no piensan realizar una marcha, la familia organizó una difusión por zona sur y estiman que la movilización se concrete con otras familias de causas similares. 

Soledad también contó que realizaron rastrillajes, se extrajeron huellas del auto que el sospechoso descartó a pocas cuadras del hecho, cerca de Rivadavia y Alsina. 

Según la investigación, dos delincuentes interceptaron a un policía retirado unas cuadras antes de la casa donde se encontraba Rodrigo con el fin de robarle. Sin embargo, el policía comenzó a dispararles y los hombres no pudieron concretar el delito.

En paralelo la familia de Rodrigo festejaba un cumpleaños en Zuviría al 400 cuando empezaron a escuchar disparos que provenían de la calle alrededor de las 21.  “Entendemos que el delincuente venía herido desde Uriarte y buscaba un auto para darse a la fuga. En mi casa había estacionado seis autos y le debe haber dado bronca que mi papá se metió en la casa rápido cuando lo vio”, explicó la cuñada. 

Se estima que Rodrigo se asomó a la ventana de una habitación de la casa para ver lo que ocurría y el hombre disparó dos veces hacia la casa. Uno de esos tiros rompió el vidrio y le llegó al pecho. “Cuando entré a la pieza estaba tirado en el suelo con una bufanda agarrándose el pecho, entonces lo subimos a la cama con dos primos míos, pero fueron segundos”, aseguró Soledad. 

Luego de llamar a la Policía y al darse cuenta que la ambulancia estaba retrasada, lo subieron a un auto y lo trasladaron al Gandulfo mientras Rodrigo estaba desangrándose. “Es traumático y doloroso pero como familia estamos tratando de apoyarnos”, contó la cuñada de la víctima. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *