Cuestionan el operativo policial en la UNLPam: intentan «amedrentar» y «disciplinar»

  El único preso en la delegación de la Policía Federal es el docente universitario, Aníbal Prina, que este viernes fue detenido en la Facultad de Agronomía sospechado de haberle arrojado huevos a la caravana presidencial el pasado jueves, cuando Mauricio Macri llegó a Santa Rosa para apoyar la candidatura de Martín Maquieyra.

Mientras espera que el juez federal Facundo Cubas resuelva su situación procesal, el profesor pasó su tercera noche tras las rejas. Este domingo, lo visitaron su hija Florencia, su yerno Martín, su compañera Nancy, y cuatro compañeros de militancia.

“Está tranquilo”, dijo su hija La Arena al salir de la delegación. Además de visitas, Prina recibió cartas de apoyo y pidió que ya no le lleven comida, ni libros, porque tiene de sobra. Si bien el juez tiene diez días hábiles para expedirse, todos confían en que será liberado el martes.

“Esta es una cuestión que es claramente política. Nos parece aberrante cómo ingresaron a la Universidad, cómo hicieron inteligencia la Facultad sin una orden judicial, el show mediático que montaron al momento de detenerlo. Es muy grave que la ministra Bullrich lo haya estigmatizado y condenado por Twitter. Con ese montaje, ella se puso por delante de la Justicia. También es grave el tratamiento que le dieron al tema los medios nacionales que hoy protegen al gobierno”, dijo Florencia Prina.

“Celebramos el comunicado que emitió la Universidad y agradecemos las muestras de apoyo y solidaridad que permanentemente le hacen llegar a mi viejo”, agregó.

Respaldo de la UNLPam

Dos días después de la detención de Prina y luego de haber recibido algunas críticas, la Universidad Nacional de La Pampa repudió el ingreso de la Policía Federal al predio de la Facultad de Agronomía “en un procedimiento rodeado de una espectacularidad desproporcionada e innecesaria” y ordenó a la Secretaría Legal y Técnica de la Universidad que realice “las averiguaciones sobre el procedimiento” y “en caso de que corresponda, presente la denuncia de lo sucedido ante la Fiscalía Federal de turno”.

“Acerca de la inconducta imputada al docente, sólo tenemos conocimiento de los trascendidos periodísticos y si bien los hechos denunciados públicamente no se tipificarían como delito, serán materia de análisis en el marco de la normativa aplicable en la UNLPam, que incluye las propias de la institución además de la legislación general”, versa el escrito firmado por el rector Sergio Baudino y su quipo de gestión.

“Dejamos expresado de manera pública, nuestra seguridad de que el docente hubiese concurrido al Juzgado interviniente ante una citación y por ello sostenemos que el ámbito de la detención decidido fue absolutamente innecesario, así como las demás circunstancias rodeadas de espectacularidad, generando un hecho sin precedentes desde la recuperación de la democracia en diciembre de 1983”, agregan.

Autonomía vulnerada

“Defendemos los principios de la Reforma Universitaria de 1918, que no solo aluden a la Autonomía, sino que incluyen una serie de aspectos relativos a las libertades personales y una concepción respetuosa de los derechos individuales, que actualmente se encuentran receptados en nuestra Constitución Nacional y normas vigentes. Repudiamos todo hecho de violencia y es por ello que realizamos un llamado a la reflexión de toda la sociedad a participar activamente de la vida democrática en un marco de respeto mutuo”, añadieron desde la UNLPam.
“En el marco de las responsabilidades, requerimos esta actitud especialmente a las autoridades del Estado, ya que su participación ha sido interpretada como un amedrentamiento en amplios sectores de la comunidad universitaria, que vieron en el conjunto de sucesos (decisiones y acciones públicas seguidas de su difusión y repercusión social) como actos tendientes a disciplinar la sociedad”, cierra el comunicado.

Otra vez los trolls

Más allá del increíble show mediático que se hizo con la detención del docente (lo llevaron esposado, encapuchado, con chaleco antibalas) a los familiares de Prina les llamó la atención la aparición de los datos personales en las redes sociales. “Desde perfiles falsos, trolls dieron a conocer el pasaporte de mi viejo, la dirección de una casa en la que ya no vive, su número de documento y toda su información personal. Es indignante esta situación. Uno termina sintiéndose vulnerable”, agregó la hija.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *